HISPANIA TERRA GOTHORUM

198243_1753979700705_5017405_nUna de las escasas cosas buenas que tiene la LOMCE (por lo demás me parece una ley diseñada para adoctrinar y formar votantes del partido que la ha impulsado, como todas las predecesoras, porque en este país no se hace una ley de educación pensando en formar ciudadanos en lugar de borregos desde la Segunda República) es que  vuelve  a  incluir  entre  los  contenidos  mínimos  de  Ciencias  Sociales,  la  etapa visigoda de la Historia de España. Antes había un salto entre la caída de Roma y la invasión musulmana con un pequeño párrafo que te contaba que por aquí andaban suevos, vándalos, alanos y visigodos, pero como una anécdota. El caso más sangrante es el del museo de la memoria de Andalucía, en Granada, que prácticamente viene a decir que los godos estuvieron de paseo por aquí por el sur, sin dejar nada (que don Rodrigo fuera dux de la Bética, que una de las figuras intelectuales más importantes de la Alta Edad Media fuera Isidoro de Sevilla, que Hermenegildo se revelara contra su padre en la Bética o que el yacimiento visigodo más importante esté en Torredonjimeno, parece que no entra en la visión de la Historia de Andalucía que la Junta quiere construir).

El hecho de que el relato histórico es una construcción (en base a unos hechos, eso sí, si es que se hace con rigor) y de que la identidad se construye, entre otras cosas, en base a la idea que se tiene del pasado, es algo que creo que ningún historiador, tenga la ideología que tenga, duda a día de hoy. En ese sentido, en función de la ideología o de los intereses de un grupo, se construye una visión del pasado y si la educación está en manos de un grupo o una clase social, que es la que controla el Estado y la educación privada, es obvio que ese grupo procurará que su visión el pasado (que legitima el orden político, económico y social presente) sea compartida por el grueso de la población. Es por eso que se estudia Ciencias Sociales en Primaria y Secundaria, no porque se quiera que los alumnos tengan un pensamiento crítico (que precisamente se quiere lo contrario) sino porque hay una necesidad de transmitirles una construcción identitaria concreta. Por eso se ha enseñado a generaciones a aprenderse biografías de reyes, fechas de batallas… pero a no a interpretar la Historia ni a analizar los procesos que han derivado hasta la situación presente; y se les ha enseñado a aprenderse de memoria ríos y montes, pero no a tener un pensamiento geográfico espacial. Entre otras cosas, porque si los españoles supieran Historia (en el sentido profundo de comprenderla e interpretarla, no de saberse fechas y datos), mañana mismo pondríamos una guillotina en la Puerta del  Sol y claro, eso no interesa.

Partiendo de esa base, para construir un relato legitimador, se ponen en valor unos periodos más que otros, o se tiene una visión más positiva de unos periodos que de otros, incluso se los tergiversa o se miente abiertamente. En ese sentido, periodos como la época romana suenan bien, suenan a Antigüedad Clásica, a cultura… pero otros, como la Edad Media (y dentro de ella están los visigodos) suenan a oscurantismo, brujas… pero claro, en nuestro suelo peninsular tenemos al-Ándalus, y eso suena a multiculturalidad, a buen rollo, a alianza de civilizaciones, y por eso esa parte sí se potencia. El Reino Visigodo se ve que suena a “lista de los reyes godos”, a “unidad de España” y a Franquismo, por lo que es incómodo para alguna gente. Obviamente, todo esto son mitos e ideas preconcebidas, pero repetidas mil veces, acaban siendo creídas. No importa que en al-Ándalus hubiera guerras civiles entre árabes y bereberes casi desde el principio, que cristianos, moros y judíos vivieran en barrios separados y fueran comunidades separadas con sus propias leyes e instituciones, que estuvieran prohibidos los matrimonios mixtos (hoy le llamaríamos a eso apartheid, segregación o vete a saber) y que luego se produjeran invasiones de almorávides y almohades, los cuales eran subsaharianos y no tenían nada que ver con los andalusíes (siendo al-Ándalus una provincia más de su imperio norteafricano). Pese a todo ello, la imagen de al-Ándalus que se trasmite es de un vergel de multiculturalismo y una suerte de paraíso perdido. Sobre los godos, obviamente, también hay mitos creados. El Franquismo explotó a base de bien ese periodo como periodo de unidad política y religiosa e identificó España como nación moderna (cuando las naciones modernas no surgen hasta el siglo XIX) con el Reino visigodo, lo cual, obviamente, es mentira. Sin embargo en lugar de limpiar la Historia, en lugar de acabar con las mentiras del nacional-catolicismo sangrante de la dictadura, se prefirió borrar esos 300 años de Historia, con todo lo que ello implica. Era lo cómodo, supongo, o lo cobarde.

GodosEsc1Pero es que el complejo ha llegado hasta tal punto que incluso gente culta, por diversos motivos, se empeña en desdeñar esa parte de la Historia de España, y en identificar lo gótico con una visión conservadora de España, negando incluso la propia herencia visigoda que tiene España. Algunos incluso, movidos por una germanofobia ciega, te ensalzan lo latino como intentando convencerte de que no tenemos nada de godos (como si reivindicar la herencia gótica implicara negar lo anterior…). En mi caso, al ser odinista, he tenido que escuchar más de una vez la típica e ignorante acusación de “tú no eres vikingo” y cuando le explicas que el Odinismo es una religión pangermánica, el típico “los godos llegan aquí siendo cristianos” y ya los esfuerzos del interlocutor se centran en decir que aquí los godos estuvieron de paseo, que no tienen ninguna incidencia en nuestra cultura… y eso cuando no les da por decir el tópico de “los españoles somos medio moros”, que entonces es cuando ya, lo más inteligente, es dejar de gastar saliva y pasar de hablar con una pared. Por todo ello, creo que conviene aclarar varias cuestiones.

La primera es decir que las religiones ancestrales no son universalistas, sino étnicas. Será el monoteísmo el que invente el concepto de religión universal (esto es, “católica”) y pretenda “convertir” a la religión “verdadera” a todos los pueblos del mundo. Eso sí, esa religión “verdadera” casualmente es la religión de un pueblo (el judío), adaptada a base de imitar nuestras antiguas tradiciones para que sea digerible por parte de los europeos. En este sentido, las reconstrucciones de las viejas religiones hay que equipararlas a la espiritualidad de los indios norteamericanos, de los aborígenes australianos, al sintoísmo japonés… en tanto en cuanto son religiones de un pueblo. Ligadas, por lo tanto, a una cultura concreta.

Ahora bien, dicho esto, hay que ver cómo ha sido el proceso histórico de los pueblos  europeos.  Todos  los  pueblos  europeos  tienen  un  tronco  común  ancestral. Cuando hablamos de nuestros ancestros, en un sentido más general, nos estamos remontando a los orígenes, no sólo a nuestros antepasados más cercanos. Es decir, nuestros abuelos, bisabuelos… son nuestros ancestros, como también lo son nuestros antepasados que vivieron hace 20.000 años. De ese tronco común, que es fruto de la fusión entre los elementos pre indoeuropeos que habitaban el continente, con los indoeuropeos, fusión que se produce mucho antes de que el hombre sea sedentario, de ese tronco salen todos los pueblos europeos: latinos, germanos, celtas…

Hay que empezar entendiendo esa conexión que tenemos, que hace que un ruso y  un  español  de  hoy,  tengan  culturalmente  muchos  aspectos  en  común,  pese  a  la distancia geográfica. De hecho, aunque remotamente emparentados, se podría decir que somos primos lejanos de los persas o de los hindúes. En ese sentido, yo entiendo que Europa es la gran nación de la que venimos todos. La palabra raza está muy estigmatizada, mal vista, pero las razas humanas existen (como en el resto de animales) y dado que el ser humano no tiene instintos, sino pulsiones, es la cultura la que nos ha hecho sobrevivir como especie y esa cultura se ha adaptado a los diferentes medios. Por lo tanto, el concepto de raza es sobre todo cultural, más que biológico (las diferencias físicas entre un europeo y un africano serían pocas en comparación con otros animales, el color de la piel, quizás algunos rasgos antropométricos… no es nada en comparación con la diferencia entre un huscky siberiano y un galgo español). En ese sentido cultural, podemos hablar de una raza europea común, de la que forman parte todos los pueblos europeos. No debería hacer falta decirlo, pero a estas alturas el buenrrollismo (que es el fascismo del siglo XXI) de algunos ya me acusará de racista: la raza europea no es ni superior ni inferior al resto de razas humanas.

godaUna vez dicho esto, veamos cual ha sido el proceso histórico de los pueblos europeos. La cultura celta ha estado reducida a Europa occidental, la báltica y la eslava a Europa del este, pero en cambio la cultura grecolatina, con el Imperio de Alejandro Magno primero y con el Imperio Romano después y, querámoslo o no, con la cristianización (puesto que la Iglesia Católica fue sucesora del Imperio Romano y latinizaba a la vez que cristianizaba, del mismo modo que las conquistas musulmanas arabizaban a la par que islamizar) llego a un ámbito geográfico muy amplio. Los humanistas alemanes del siglo XVI usaban el latín como lengua culta, por poner un ejemplo. Del mismo modo, la cultura germana que nace en el centro y norte de Europa, con las invasiones germánicas al Imperio Romano, se extiende a todo el continente. Primero los germanos entraron en ocasiones como aliados de Roma, siendo federados, por lo que más que una guerra germanos contra romanos, hay que hablar de una guerra entre germanos romanizados contra germanos que no lo estaban, cuando se produce la caída del Imperio. Un Imperio ya cristiano y decadente, por otra parte.

Posteriormente, serán los suecos los que funden asentamientos comerciales en Europa del este y de este modo la cultura germana se extiende desde la Península Ibérica hasta las estepas rusas (el propio nombre de Rusia viene de los “Rus”, que es como llamaban los eslavos a los suecos, por lo que un ruso hoy tiene herencia cultural tanto eslava como germana).

c71733dfd4b69757b3a9af689b9a0e24Hay pueblos más homogéneos que otros, por ejemplo los escandinavos tuvieron una latinización superficial, pues superficial fue su cristianización. Los griegos son grecolatinos, aunque los dorios viniesen del centro de Europa y se fusionaran con el elemento micénico. Pero la mayoría de naciones europeas, aun siendo todas hijas de ese tronco común, son heterogéneas. Por ejemplo los franceses son el resultado de la germanización del sustrato indígena celta latinizado. Los galos eran celtas y estaban organizados en tribus, fueron homogeneizados cuando la Galia se convierte en una provincia romana y subsiguientemente latinizados, y posteriormente los francos los germanizan y así surge Francia. En el caso de nuestro país ocurre lo mismo, pero tenemos un hecho que marca las diferencias, la invasión musulmana, que hará que Hispania no pase a ser Gotia como Britania pasó a ser Inglaterra o la Galia Francia. Pero tenemos el mismo caso, España es, culturalmente hablando, el resultado de la germanización del sustrato indígena romanizado. El sustrato celta e ibérico es latinizado y se unifica (más o menos, siempre quedaron los pueblos indómitos del norte que no se terminaron de romanizar del todo) en una provincia romana, Hispania. Sin embargo, con la llegada de los visigodos (que llegan como federados de Roma para combatir a suevos, vándalos y alanos) los cuales ya habían sido cristianizados (pero eran arrianos en lugar de católicos, y eso les permitió mantener su identidad como pueblo y no fundirse con los romanos, en una época en la que la religión era el principal elemento constitutivo de la identidad) y estaban muy romanizados (hablaban latín vulgar en lugar de godo a esas alturas) es cuando se produce en la Península Ibérica el mismo proceso que se producirá en todo su entorno: la fractura política del Imperio Romano de Occidente.

Dicho de otro modo, los pueblos germanos fundan reinos en las antiguas provincias de Roma, reclamándose herederos de Roma, incluso se llega a fundar el Sacro Imperio Romano. Se produce una fusión entre lo latino y lo germánico en todo el Occidente de Europa, lo cual no se produce en el Imperio Bizantino, en el que será el elemento eslavo el que tenga más presencia pero, al no romperse la unidad política, los eslavos acabarán fundando reinos más o menos vasallos del Emperador, a veces enfrentados, a veces aliados y serán helenizados y latinizados con la cristianización, que será una cristianización diferente a la que habían tenido los pueblos germanos. El Imperio Oriental era mucho más urbano, mientras que el Occidental no tenía esa tradición de ciudades, y por lo tanto será más fácil la adaptación del modo de vida germano, más rural.

Suomi - Pia Pakarisen-10Esa fusión de lo germano y lo latino será la Hispania Gothorum, que es la matriz cultural de todos los pueblos de la Península Ibérica. Por lo que el elemento visigodo, aunque poblacionalmente fueran una minoría, es lo que diferencia políticamente a Hispania de las antiguas provincias. El Reino de los visigodos frente al Reino de los francos,  de  los  lombardos,  de  los  anglos…  Las  élites  godas  se  funden  con  las Hispanorromanas y el propio pueblo, cuando los godos adoptan el catolicismo y se adopta un único código legal para visigodos e hispanorromanos. Por lo que desde el siglo VII ya se puede hablar de hispano godos. Con la invasión musulmana, los mozárabes se aferrarán a esa identidad hispano goda, muchos nobles godos pactan con los conquistadores y en el norte se produce la fusión entre los astures, los cántabros, los galaicos, los vascones… con el hispano godo. Es decir, la definitiva romanización de estos pueblos no la harán los romanos, sino los godos. Es paradójicamente la caída del Reino visigodo lo que hace que se unifique a todos los pueblos de la Península Ibérica, surgen  entonces  las  etnias  que  actualmente  existen  en  España,  y  todas  tienen  el elemento hispano godo.

tumblr_msd4nj6vmp1qzbe1ko1_500Por eso, poner el valor el goticismo de España no es negar la herencia anterior, al contrario, se entiende que la Hispania Gothorum es la culminación cultural de todo el largo proceso. Obviamente no podemos decir, en la Edad Media, que ese sea el origen de la nación española, porque no se puede hablar de naciones hasta finales del XVIII y principios del XIX, el Reino visigodo no era la nación española como la Francia de los capetos no era la nación francesa.

Todo lo anteriormente expuesto nos debería valer para decir que un español de hoy tiene una herencia cultural común con el resto de pueblos de Europa y además, tiene una herencia específica que consta de elementos indígenas (iberos y celtas), latinos y germanos (visigodos). La suma de todos esos elementos sería la Hispanidad, por lo que un argentino, un chileno… tiene la misma herencia hispana que un español. Ese concepto de España no tiene nada que ver con el actual Estado español, engloba a la Península Ibérica entera, incluyendo Portugal, cuya Historia debería estudiarse junto a la Historia de Castilla, de Aragón, de León… porque ha ido siempre de la mano. En el aspecto espiritual, tan válido y tan natural es que un español sienta la llamada de los dioses celtas, como de los latinos, como de los germanos. Del mismo modo que un francés o un inglés.

La razón de que se identifique el Odinismo-Ásatrú con los “vikingos” (que por cierto, “vikingo” significa asaltante, es la palabra con la que coloquialmente llamamos a los escandinavos pero es incorrecta puesto que no todos eran piratas) es porque en los países  nórdicos  fue  dónde  más  tarde  llegó  la  cristianización,  dónde  más  se  ha conservado la herencia anterior, porque los vikingos precisamente fueron parte de las segundas  invasiones  (por  lo  tanto,  las  más  recientes  y eran  paganos  atacando  una Europa cristianizada) y porque el Ásatrú como religión moderna surge allí, siendo Islandia el primer país dónde se reconoce por parte de un Estado como religión. Es, por así decirlo, el ejemplo más vivo del Odinismo, dónde más fuerza tiene, por eso es una referencia. Lo mismo ocurre con Irlanda respecto a lo celta, todo el mundo identifica la cultura celta con lo irlandés, pero España tiene su herencia celtíbera propia, Francia su herencia gala… es más, según parece la colonización celta de las Islas Británicas se produjo desde la Península Ibérica, la conexión es evidente.

thetriumphoftitusPor todo ello, cuando un español sigue la senda espiritual del Odinismo-Ásatrú, o del Druidismo o del Cultus Deorum Romanorum, que son las reconstrucciones modernas de las viejas religiones, no está nunca renunciando al resto de su herencia. Del mismo  modo  que  aunque  los  fundamentos  y  las  creencias  sean  esencialmente  las mismas, no es igual el catolicismo español que el francés que el irlandés; tampoco será lo mismo el Druidismo español (con una base afectiva y cultural celtíbera) que el francés (gala) que el irlandés (gaélica); y no será lo mismo el Odinismo español (vinculado afectivamente con lo visigodo) que el francés (franco), que el italiano (ostrogodo o lombardo), que el sueco. Por poner un ejemplo claro, cuando yo hago un ritual a mis ancestros, en quien primero pienso es en mis abuelos, que eran cristianos. Del mismo modo que los honro a ellos, que no eran odinistas, honro a todos mis ancestros, desde los que conozco hasta el linaje de mi pueblo hasta sus principios, con independencia de la fe que hayan tenido, porque desde nuestra concepción, se honra a los ancestros como una parte de nosotros mismos. Pertenecemos a un pueblo y esa herencia acumulada que hemos recibido es una herencia de sangre pero sobre todo es una herencia cultural (la sangre nos hace parientes, la lealtad y el afecto nos hacen familia) que nosotros legaremos a nuestros hijos.

Por último, recalco que cuando yo pongo en valor el goticismo de España no me estoy refiriendo sólo a los visigodos, sino a toda la herencia cultural acumulada hasta que se configura la Hispania Gothorum, la cual es una fusión de esos elementos. Por lo que mi orgullo por mi herencia celta, ibérica y latina es igual a mi orgullo por mi herencia visigoda. Ensalzar a unos en detrimento de otros es totalmente absurdo. Mi espiritualidad es germánica, pero respeto y honro al resto de dioses de nuestra sagrada Hispania, puesto que los dioses no sólo están ligados con el pueblo sino también están ligados con el suelo. La sacralidad del suelo de la patria se plasma con el hecho de que nuestros ancestros estén enterrados en ella, lo cual ha sido un símbolo de territorialidad desde el Neolítico en adelante para todos los pueblos. Por ello, generalmente, se suelen invocar a todos los dioses desconocidos que moran un lugar ante cualquier ritual o ceremonia solemne, y se pide su protección.

odinEsta mentalidad, en una sociedad politeísta, es totalmente normal, la visión impositiva de unos dioses sobre otros que tiene la gente, es un lastre judeocristiano. Así como mi espiritualidad y algunos elementos de mi identidad son germánicos, otros elementos de mi identidad (porque la identidad la construye cada individuo en el contexto de que es parte de una comunidad, no es un dogma absoluto ni una ciencia exacta) pueden ser celtas, iberos o latinos. Dejando al margen que la identidad de una persona no es sólo su cultura o su fe, sino que influyen muchos factores que, por agregación, configuran esa identidad.

Mi visión sobre los visigodos y sobre la Historia de Europa o de España, evidentemente, es subjetiva, no un dogma de fe absoluto. Así mismo, el relato histórico que yo he elaborado no es “verdad” del mismo que no hay religiones “verdaderas” o “falsas” (otra herencia del monoteísmo judeocristiano) y que todo conocimiento científico es “verdad” mientras sea aceptado, pero no es una verdad eterna. Pero es veraz, se basa en el conocimiento que tengo y en mi experiencia, y sobre todo es válido para mí. No espero que todos los españoles lo compartan, no he pretendido dar una visión única de la nación española como si fuera un dogma de fe que excluye a los que no lo profesan (esa visión intransigente es propia de los totalitarismos, muy común entre el nacionalismo, por otra parte). Simplemente es mi visión de la nación española, como algo afectivo, cultural, diverso en su composición (acepto que muchos catalanes, castellanos, vascos, gallegos… consideren a sus comunidades naciones, siendo a la vez parte de la nación española, sin que vea ninguna contradicción en ello) y a su vez parte de un ente más grande, de la nación europea. En base a esa visión se pueden plantear maneras de organizar política, económica y socialmente España y Europa, pero entiendo que el primer paso de todos es la puesta en valor de la cultura, un Renacimiento Gótico de España, entendiendo el goticismo como antes lo he explicado.

Para curarme en salud, diré que ese Renacimiento Gótico no es restaurar la Monarquía visigoda, pero si implica una vinculación afectiva con lo gótico, vinculación que por otra parte ha estado presente en la Historia de España en todos los momentos(los reinos cristianos se decían herederos del Reino perdido de los visigodos durante la Edad Media, el Romanticismo se vincula a los godos…). No está vinculado sólo a los visigodos, sino a la Hispania Gothorum como fusión de elementos, de lo que deriva la Hispanidad. Sería un producto nuevo y elaborado en el siglo XXI, no sería volver a llevar cota de mallas y tratar de vivir como se vivía en época de Leovigildo. Del mismo modo que el Renacimiento no volvió a la época clásica en el siglo XVI, pero la tenía como referencia. Lo que yo planteo es la necesidad de un renacimiento cultural en España, en una España en el que el libro más vendido es el de Belén Esteban, en una España de programas del corazón y de decadencia cultural extrema, de canis y de ni-nis. El Renacimiento Gótico que sería un movimiento nuevo, basado en una visión concreta de nuestra cultura, tan subjetiva como cualquier otra visión, pero en mi opinión, lo bastante amplia de miras como para englobar la enorme diversidad de España.

1069159_506731772739661_1775169473_n

José Manuel Santa Bárbara Pérez

Jarl de Fauces de Tormenta y Delegado de la Comunidad Odinista de España-Ásatrú en Andalucía.

El Odinismo como religión arraigada en España

4445fc303a5350ac9d6677569bd0fdf9La palabra Odinismo parece haber sido utilizado por primera vez en 1848 por el escritor Orestes Brownson, autor de “Un renacimiento del Odinismo, o el viejo paganismo escandinavo”.Brownson se equivocó al limitar el origen de Odinismo a Escandinavia.

El Odinismo es – por lo menos – la religión ancestral de todos los pueblos germánicos antes de su forzada y sólo parcial,  conversión al cristianismo. Por lo tanto, es la espiritualidad indígena de muchos o la mayoría de las personas que viven en lo que ahora son Noruega, Suecia, Dinamarca, Islandia, Inglaterra, Escocia, Irlanda, Gales, Francia, Bélgica, los Países Bajos, Alemania, Rusia, Austria, Italia y España. Todas estas regiones  estaban habitadas por tribus y grupos germánicos, como los godos, los anglosajones, los lombardos, los francos, visigodos, Rus, y así sucesivamente.

Todo el mundo sabe que el Odinismo se define legalmente como: ” la continuación de… las creencias espirituales orgánicos y la religión de los pueblos indígenas del norte de Europa que se concreta en la Edda y como lo han encontrado expresión en la sabiduría y en la experiencia histórica de estos pueblos”. Si bien esta es una definición jurídica aceptada, hay cinco aspectos que deben aclararse

1.- En primer lugar, ” los pueblos indígenas del norte de Europa ” es una descripción vaga. Durante gran parte de la historia humana, el norte de Europa fue enterrado bajo los glaciares de la Edad de Hielo, y era tan inhabitable como la Antártida de hoy. Las primeras formas de Homo sapiens (seres humanos modernos) parecen haberse establecido en el norte de Europa durante los períodos cálidos entre las edades de hielo, y luego desviaron la consecución de sus suministros de alimentos durante los interludios fríos, volviendo de nuevo cuando el clima mejoró. De ello se desprende que, durante gran parte de nuestra historia, nuestros antepasados ​​no estaban en el norte de Europa en absoluto. Como veremos más adelante, en la prehistoria se extienden a lo largo y ancho de Europa a África, de Rusia moderna para la China moderna y Afganistán. Para los propósitos de este libro, se tomarán ” los pueblos indígenas del norte de Europa “, en el sentido de: a todos los que tiene o ha tenido una relación genética primaria a las formas modernas de los seres humanos que intermitentemente colonizaron el norte de Europa durante los momentos en que la región era inhabitable, antes de las últimas décadas de inmigración masiva.

2.- ” Los pueblos indígenas del norte de Europa “, por tanto, incluyen muchos grupos culturales que no hablaban lenguas germánicas o participan en la cultura germánica. Los hablantes de griego antiguo, latín y las lenguas celtas son ejemplos obvios. Incluso antes de su tiempo, podríamos trazar nuestro linaje ancestral de nuevo a la gente que ni siquiera hablan lenguas indoeuropeas. Muchos de nosotros hemos heredado los genes de los constructores de Stonehenge, que hablaba un idioma que es ahora caído en el olvido, y la mayoría de nosotros probablemente descendientes de los Cromañón que crearon obras de arte sin igual a la altura de la última Edad de Hielo, pero cuyo lenguaje es irrecuperable.

2.- El término ” creencias orgánicas espirituales y religión ” es otra frase difícil, ya que las palabras ” espirituales ” y ” religión ” son muy difíciles de definir. Para simplificar, en esta etapa vamos a tomar la religión en el sentido de un conjunto de creencias relacionadas con la naturaleza y propósito del universo y de la vida misma, con la naturaleza espiritual de los seres humanos y con el papel en la vida de los poderes “sobrenaturales “, como los dioses.

odin114.- La frase, ” que se concreta en la Edda “, no implica que la Edda es la única o incluso la principal fuente de información sobre las creencias religiosas o espirituales de nuestros antepasados ​​. La Edda poética (también llamada la Edda Mayor y Sæmundar Edda y el Codex Regius) es una colección de manuscritos de poemas islandeses. Fue escrito en la segunda mitad del siglo XIII, y descubrió en una granja en Skálholt en 1643. Contiene la mayor parte, pero no toda la poesía que sobrevive de la época pre – cristiana en Islandia. No tenemos fechas precisas para la composición de los poemas individuales, y algunos muestran la influencia cristiana obvia o interferencia. Por otra parte, hay muchas lagunas en la imagen de la Edda da de la creencia pagana de Islandia, presumiblemente porque otros poemas importantes de esa época se han perdido.

La Edda, por tanto, no es de ninguna manera una “Biblia” para Odinistas. Es útil porque nos da una muy buena idea de cómo algunas Odinistas en Islandia en un momento en particular, expresaron sus creencias religiosas, y es la más reciente recopilación sistemática de la poesía religiosa europea que ha sobrevivido desde la época precristiana. Dado que es una cuenta ordenada de las creencias de nuestros antepasados ​​, Odinistas honran tanto al propio Edda y esos Odinistas islandeses que resistieron la conversión tiempo suficiente para componer sus poemas – unos seis siglos después se convirtió en el paganismo punible con la muerte en el Imperio Romano.

Sin embargo, a pesar del honor debido a la Edda y sus autores, una comprensión completa de nuestras creencias ancestrales requiere mucha más evidencia. Afortunadamente para nosotros, esto está disponible en abundancia. Muchas grandes obras literarias de los períodos paganos de Grecia y Roma han sobrevivido, como tienen las obras que nuestros antepasados ​​componen fuera de la propia Europa, tales como los Vedas de la India. Tenemos muchos poemas Odinistas auténticos que fueron escritos o transcriben mucho antes de la Edda, así como la evidencia del arte, la música, los códigos legales, la lingüística, la ciencia y la tecnología, el folclore y los maravillosos logros de la arqueología moderna.

5.- La frase “… ya que han encontrado su expresión en la sabiduría y en la experiencia histórica de estos pueblos “es una parte crucial de la definición legal de Odinismo y no debe ser olvidado o minimizado. El Odinismo moderna no es de ninguna manera la reconstrucción de una visión del mundo que dejó de existir cuando los líderes de nuestras diferentes tribus y naciones adoptaron oficialmente las religiones exóticas. Lo que solía ocurrir después de la ” conversión” de estos pueblos es que sus gobernantes trataron de hacer cumplir la nueva y ” oficial” de la religión, mientras que al mismo tiempo la mayoría trató de asegurar la supervivencia de sus viejas costumbres, creencias y valores. Esto llevó a un período de doble fe, en el que las dos religiones, la vieja y la nueva coexistieron. A veces se enfrentaron violentamente, a veces se alcanzaron compromisos. La fe de nuestros antepasados ​​europeos fue impulsada oficialmente subterráneo. Pero a cambio, sobre todo en el norte de Europa, logramos paganizar al cristianismo en innumerables formas, hasta el punto de que no era reconocible como la fe que los Papas en Roma habían exportado originalmente hacia el norte. A pesar de todas las sanciones legales contra ella, El Odinismo sobrevivió dentro de la fe oficial notablemente bien. O para decirlo de otra manera que, si el Odinismo no pudo sobrevivir en su pureza original, tampoco lo hizo el cristianismo. Las dos se habían fusionado en una unión muy incómoda. Si podemos decir que una ” se extinguió”, tenemos que decir lo mismo de la otra. En el siglo XIX las cadenas que ataban las dos religiones juntas estaban oxidando. El período de doble fe estaba llegando a su fin. Desde entonces, el cristianismo  ha colapsado en gran medida, tanto intelectual como moralmente.

oleg Entre las naciones de habla germánica, la caída del cristianismo parece estar esperando, y a menudo simplemente en sus formas más extrañas, como en USA. Pero, al mismo tiempo, el Odinismo ha ganado mucho en la integridad moral e intelectual de su prestigio, por no hablar de números, y nuestra sociedad en su conjunto está adquiriendo valores fundamentales Odinistas sin siquiera saber su origen. En las naciones de origen hispano portugués el movimiento ha sacudido con fuerzas los cimientos de nuestra sociedad, que siendo “aparentemente” latina, hemos manifestado con creces nuestras raíces germánicas, siendo una de las naciones donde el movimiento Odínico es más fuerte a nivel mundial. Por eso nuestra progresión es imparable y el movimiento es firme y está bien asentado.

“Me gustan los que hemos tenido suficiente con Jerusalén”, dijo [mirando un diorama de la ciudad del siglo primero] ” teniendo en cuenta que no descendemos de los Judíos. No había nada de primer orden sobre el lugar o su gente, después de todo – es lo mismo que ocurre en Atenas, Roma, Alejandría y otras ciudades antiguas”.

Sue Bridehead en la novela de Thomas Hardy, Jude el oscuro

Los límites de los pensadores Odinistas del siglo XX fueron en gran parte los de época y las circunstancia, se encontraron con todas las dificultades posibles: ninguno tuvo la oportunidad de publicar una obra que reflejara la totalidad de sus creencias. Ellos se limitaron a realizar discursos, artículos de revistas y folletos, que no les permitió el lujo de presentar sus puntos de vista de manera sistemática y completa, solamente en casos excepcionales, alguno de nuestros padres Odinistas lograron publicar auténticos libros y manuales que plasmaban lo que estaba en pleno proceso de eclosión. En estos casos, los autores estabas intentando hacer algo que nadie había hecho antes. Incluso la obra maestra de Charles Darwin  requirió modificaciones por científicos posteriores, por lo que sería injusto para reprenderles por no escribir el libro que él podrían haber escrito si estuvieran vivos hoy.

Otro problema al que se enfrentaban-y seguimos haciéndolo hoy- era que el material en el que tenían que confiar estaba firmemente en manos de profesionales universitarios que aunque hubieran sido buenos lingüistas, o buenos religiosos comparativos, o buenos historiadores de la cultura, no eran conscientes que les faltaban ciertos puntos fuertes que no estaban a su alcance, que se hallaban fuera del ámbito de las aulas. En el peor de los casos, los académicos eran hostiles a sus fuentes, a lo sumo, con algunas excepciones valientes, no tenían ninguna conexión psicológica o espiritual con el tema sobre el cual según ellos  poseían algún tipo de “propiedad” académica.

Sus libros y artículos, por tanto, recuerdan la conversación de los personajes de Shakespeare:

Antonio: No se pierde mucho.
Sebastián: No. Él no hace más que confundir la verdad total.

En los últimos años una nueva generación de estudiosos ha comenzado a surgir, los hombres y las mujeres que son realmente paganos y pueden acercarse a las fuentes históricas con honestidad e imaginativa, aunque crítica, simpatía. Esta tarea, por desgracia, está lejos de ser completada.

Por otra parte, el futuro es incognoscible. Todavía estamos en la primera etapa de la ” Edad Moderna ”  del Odinismo, y nadie puede decir cómo se desarrollará esta aventura espiritual. Sin embargo, en nuestra opinión el  Odinismo como lo es hoy, necesita abordar muchos temas. Varios de ellos se enumeran a continuación, junto con ejemplos. La lista está lejos de ser completa, y otros escritores Odinistas incluso hoy pondrían el énfasis en otro lugar.

El Odinismo debe ser más racional y coherenteNecesita ser desarrollado de acuerdo a una arquitectura intelectual basado en principios coherentes e ideas básicas, por lo que ninguna declaración supuéstamente Odinista puede ser sometido a las pruebas pertinentes de validez. Por ejemplo, hay muchos libros producidos comercialmente en las tiendas de la Nueva Era que pretenden explicar las runas, o establecer rituales Odinistas. La mayoría de Odinistas tratan estas obras con desprecio, pero ¿sobre qué base precisa podríamos decir que tal “escrito” no es realmente un libro  Odinista en absoluto? 

images (1)

El Odinismo debe ser contemporáneo, es decir, tanto de que es compatible con los conocimientos actuales, y que se relaciona con las cuestiones intelectuales actuales. Por ejemplo, en la física de la corriente principal de los pronunciamientos dogmáticos de Albert Einstein todavía otorgan la reverencia que los cristianos que antes dieron a los pronunciamientos de los Papas. Si la creencia de Einstein en el Big Bang como una ” singularidad” es correcta, entonces la alternativa pagana del eterno retorno no es correcta – y viceversa. Por lo tanto, la cosmología científica moderna es en gran medida una preocupación Odinista.

El Odinismo debe ser socialmente relevante. Debe aportar valores y técnicas que nos permiten analizar y resolver los problemas sociales actuales. Por ejemplo, Odinismo es una religión basada en la naturaleza. Los seres humanos, al igual que nuestras deidades, son parte de la naturaleza, no de alguna manera establecernos por encima de ella. Por lo tanto, entendemos que los recursos naturales como los bosques no deben ser destruidos para obtener ganancias financieras a corto plazo. Pero la mayor destrucción del hábitat de hoy es un resultado casi inevitable de la superpoblación humana. Para “salvar” a un bosque puede ser un acto de mérito, pero sólo está tratando el síntoma, no el problema. Odinismo debe proporcionarnos una manera racional y coherente de análisis y solución de los problemas de este tipo.

El Odinismo debe convertirse orientado a la acción, lo que significa que nos debe proporcionar orientación en cuanto a cómo nos acercamos a nuestras tareas y metas en este metal vital. Por ejemplo, muchos Odinistas hoy son artistas o músicos, al menos, altamente competentes. Un compositor cristiano sincero como John Stainer sabía exactamente lo que estaba haciendo cuando escribió su gran obra, La Crucifixión: lo describió como una ” meditación sobre la Pasión del Santísimo Redentor”. Artistas Odinista deben ser capaces de ser guiados por su fe , no para ” ilustrar ” de la manera de Stainer , pero para crear música o el arte visual que es reconocible Odinista – en lugar de , digamos , ateo o musulmán.

264282_146828315461505_1927437461_n

El Odinismo debe ser amplio y equilibrado. Tiene que ser capaz de expresar diferentes puntos de vista, sin ningún tipo de antagonismo, pero dentro de los criterios antes mencionados. No somos tan ingenuos para pensar que 1500 años de “Fe Dual” –pagana y cristiana- conviviendo juntas, han dejado una secuela dentro de nuestra estructura anímica, el cristianismo, ha importado lo peor de la concepción semítica de la vida y ha distorsionado nuestro punto de vista, mediante interacciones subjetivas, un auténtico envenenamiento del alma europea que nos toca purificar. No vamos a caer en su misma trampa. Por lo tanto hemos de desterrar comportamientos dogmáticos, recurrentes y encerrados en criterios obsoletos. No hay nada que debamos dar por hecho y la amplitud de miras es fundamental para que el Odinismo llegue a buen puerto. Todos tenemos que aportar nuestra semilla al crecimiento de nuestra fe y ningún criterio debe ser rechazado a priori.

El Odinismo debe ser espiritual y emocionalmente significativo. No puede limitarse a una especie de recreación histórica, ni siquiera una mera actualización de los puntos de vista pre – cristianas de nuestros antepasados ​​, y que necesita conectar con la sociedad para hacer frente a las cuestiones trascendentales que los seres humanos buscan en cualquier otra religión. Por ejemplo, El Odinismo abarca la idea de la reencarnación. Pero, ¿qué significa para nosotros – en esta vida – que la mayoría de nosotros nos vamos a reencarnar? ¿Cómo afecta a la manera en que vivimos nuestra vida el día a día? ¿Cómo influye nuestra elección de carreras, o cónyuges, o pasatiempos, o lo que vamos a elegir de un menú de restaurante?

wicca

El Odinismo debe organizarse de alguna manera, pero siempre de acuerdo con la  propia naturaleza del Odinismo y no basado en modelos arcaicos-la edad media ya pasó- o extraños a nuestro pueblo. En particular, hay que evitar lo que Walter Pater  llama, ” aquellos arcanos mecánicos quienes pretenden conseguir- secretos revelados- de los místicos profesionales, que realmente les lleve sus grandes y pequeñas almas de un nivel a otro”

El Odinismo no es la encarnación de un conocimiento secreto, del tipo que se puede pasar de los iniciados a los novatos como en una secta cristiana gnóstica. El aspecto del conocimiento del Odinismo está igualmente disponible para todos nosotros, al igual que las reglas del ajedrez o el tenis. Lo que no es igualmente disponible es la capacidad de poner estas reglas en acción. Por eso Odinismo subraya los ” nueve nobles virtudes “, que son: la valentía, la fidelidad, la laboriosidad, la disciplina, la autosuficiencia, el honor, la hospitalidad, la perseverancia y la verdad. En términos generales, estos son también las cualidades de los dioses. Como dijo el filósofo – rey pagano Marco Aurelio señaló:

“… te será de mucha ayuda, si te acuerdas de los dioses, y que ellos no desean ser halagados, pero ojalá todos los seres humanos hicieramos las cosas razonablemente como ellos”. Todos somos libres para meditar sobre las cualidades de los dioses.

Las raices mistéricas del odinismo son entendidas, comprendidas y practicadas por nuestra orden sacerdotal, a la que cualquier persona puede tener acceso, distintas sensiblidades, emociones y vocación es lo que determina a quienes eligen ser los representantes de los mortales para comunicarrnos con el resto de los seres que pueblan los 9 mundos

El Odinismo debe reconocer que todos los Odinistas somos intrínsecamente iguales. A pesar de que tenemos diferentes temperamentos, habilidades y destrezas, todos podemos hacer una contribución válida. A pesar de que algunos de nosotros hemos vivido más tiempo que otros, en esta vida o en el pasado, todos estamos participando en el re-despertar Odinista a nuestra manera. Un Odinista que es un excelente atleta es tan valioso para todos nosotros como uno que puede hacer las grandes preguntas y alegremente aceptar cualquiera de las respuestas o los silencios, o un gran artista, o un músico o un arquitecto o un científico de genio. Un Odinista que puede ser un buen padre, medido en términos de cómo se desarrollan los niños, está haciendo mejor que el gran filósofo -emperador, Marco Aurelio, cuyo hijo se convirtió en un monstruo amante de los cristianos.

longterm_impact_of_games_notmuch

Estas son sólo algunas de las cuestiones que deben abordarse. Ciertamente no son los únicos que deberían o que nos ocupan, y algunos dirían que otros temas que ya son más importantes. Las conclusiones que los Odinistas vamos dibujando, a medida que más y más de nosotros nos animamos a volver a nuestro hogar espiritual, conforman la construcción de nuestra fe, pero no pueden predecir en este etapa cuando se producirá nuestra salida de la fase de doble fe, al final el gran misterio creador inunda el universo Odínico, y la solución de este enigma reside en su propia génesis, confiemos en nuestros Dioses, porque son ellos los que nos conducen a través de estos tiempos de caos; Ellos creen en sus hijos, Ellos creen en nosotros.

Adelante pues.