Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!

FUTHARK: Thurisaz, el caos y la incertidumbre.

84e42fe536_99283258_o2

Nombres alternativos: Thiuth/Thorn/Thurs/þiuþ

Interpretación ideográfica: La espina de una flor.

Significado literal: Caos cósmico. Desorden. Incertidumbre

Entidades divinas: Jötuns, Ettins, Gigantes.

Thurisaz o Þurs es el nombre en nórdico antiguo de la runa que expresa el sonido [θ] (equivalente a la z española) que sobreviviría como la letra Þ en el alfabeto islandés. Debe su nombre a un gigante de la mitología nórdica, Jötunn.

thurisaz-coe

Significado simbólico

Esta Runa representa al mundo un instante después de su formación, la energía tan potente y poderosa que envuelve todo el sistema hace imposible la existencia de la vida tal y como la conocemos en este estado, son las terribles fuerzas primigenias las que aquí actúan. NO es una runa “mala” tal y como podemos conceptualizar el término. Esta runa aparece cuando estamos en periodos de cambio, cuando abandonamos nuestras ultimas rutinas y emprendemos una nueva aventura. El gran cubilote del Orlog empieza a girar y nosotros nos ponemos en movimiento. Nuestra comodidad desaparece y ante nuestro horizonte aparecen nubarrones que agitan nuestra vida cotidiana.

Para entender Thurisaz, es preciso comprender lo que es la Entropía:

“El concepto básico de entropía en la teoría de la información tiene mucho que ver con la incertidumbre que existe en cualquier experimento o señal aleatoria. Es también la cantidad de «ruido» o «desorden» que contiene o libera un sistema. De esta forma, podremos hablar de la cantidad de información que lleva una señal.”

Básicamente y en el lenguaje de la calle, de lo que estamos hablando es de la INCERTIDUMBRE, del proceso vital de desorden que se produce en nuestras vidas cuando iniciamos un nuevo camino, empezamos un nuevo trabajo, una nueva relación sentimental, cambiamos de las creencias de siempre, aquellas con las estábamos cómodos y nos adentramos en lo desconocido, sentimos incertidumbre por si el paso que hemos dado nos llevará a buen puerto, o sin embargo será desastroso…

La contraposición al caos y la incertidumbre que genera, la tenemos en Mjölnir, el martillo de Thor, simbólicamente él nos ayuda a centrarnos, a anclarnos a tierra firme para resistir así mejor la tormenta. Esta runa es la fuerza de destrucción y la primera runas de la defensa. Representa al martillo Mjölnir de Thor, el arma destructora de Jötuns y protectora de Midgard y Asgard. Esta runa contiene la polaridad entre vida y muerte, es la fuerza potencial de dos extremos de energía cinética.

Poemas rúnicos

Los poemas rúnicos nos ofrecen una excelente información “sobre el terreno” de cual era el significado para nuestros antepasados de aquél tiempo, son varios poemas medievales en los que se enumeran las letras del alfabeto rúnico, y que tienen una estrofa alusiva al nombre de cada una de las runas. Se han conservado tres poemas diferentes: el poema rúnico anglosajón, el poema rúnico noruego y el poema rúnico islandés.

Los poemas islandés y noruego enumeran las 16 runas del futhark joven, mientras que el poema anglosajón menciona las primeras 29 runas del futhorc. Posiblemente existió un poema para las runas de futhark antiguo pero no han aparecido registros sobre él.

Aunque los versos de cada uno de los poemas son diferentes presentan numerosas similitudes y paralelismos entre ellos. Todos proporcionan referencias del paganismo nórdico y el paganismo anglosajón, y en este último aparecen referencias al cristianismo. Gracias a ellos se conocen los nombres que se daban a las runas durante la edad media en los distintos lugares. Existe otra lista similar donde se recogen los nombres de las runas, el Abecedarium Nordmannicum, en un manuscrito del siglo IX, aunque no puede considerarse un poema rúnico porque a cada runa sólo le acompaña una frase corta sin rima entre sí.

Se cree que los poemas rúnicos sirvieron como herramienta mnemonica para recordar los nombres de las runas y su orden en el alfabeto. Siendo una importante recopilación de cultura popular de la época comparable a los antiguos refraneros ingleses, la poesía gnomónica y la poesía en nórdico antiguo.

Poema rúnico: Traducción:
Noruego antiguo
Þurs vældr kvinna kvillu,
kátr værðr fár af illu.
Thurs («el gigante») causa angustia a las mujeres,
la desgracia hace que pocos hombres estén alegres.
Islandés antiguo
Þurs er kvenna kvöl
ok kletta búi
ok varðrúnar verr.
Saturno þengill.
Thurs («el gigante») es la tortura de las mujeres
y morador del acantilado y marido de una giganta
sirviente de Saturno.
Anglosajón
Ðorn byþ ðearle scearp;
ðegna gehwylcum anfeng ys yfyl,
ungemetum reþe manna gehwelcum,
ðe him mid resteð.
La espina está tremendamente afilada,
algo malvado para que cualquier caballero
la toque, infrecuentemente grave para todo aquel
que se siente entre ellas.

Tipología funcional

Þurisaz es la primera de las runas ‘obstáculo’. Estos obstáculos no son necesariamente elementos destructivos. Representan al caos primigenio y por lo tanto a la entropía que tiene cualquier tipo de materia. Lo que puede primero aparecer como un evento negativo y destructivo, pueden enseñarnos una importante lección. Los gigantes pueden parecer malos y destructivos para los Aesir, pero ellos brindan cambio y eventualmente limpian el camino para una nueva era.

Las energías telúricas y primordiales, simbolizadas en el mito por los gigantes, antes de ser gradualmente transformadas e integradas en el alma humana, deben ser contenidas. En el relato mítico nórdico ésta acción está representada por Mjöllnir; el martillo de Thor, que protege de los gigantes tanto el reino de los hombres; Midgard, como el reino de los dioses; Ásgard. Como espina representa la toma de conciencia de la propia fuerza, la voluntad, la focalización y el dominio de la energía vital; la capacidad de fecundación.

Thurisaz tiene en común con Uruz la intensidad, la brusquedad y la falta de sutileza. La evolución del nombre de esta runa en las distintas lenguas indoeuropeas nos lleva a interpretarla, en su sentido primario o denotativo, como espina punzante y defensiva, gigante fortísimo, pero torpe, hacha de piedra que machaca indiscriminadamente, martillo y trueno destructor.

Su aspecto gráfico resulta revelador. La línea vertical representa la energía cósmica y la telúrica, que penetran simultáneamente en el guerrero a la vez desde arriba y desde abajo, para concentrarse en sus manos y brazos y dotar de la máxima fuerza al golpe. Por eso suele utilizarse en magia como potenciador, ya que ayuda al Vitki a dar más poder y fuerza a sus conjuros.

En adivinación, representa un acontecimiento inesperado y de inmediatas consecuencias, sobre todo cuando aparece en la posición del resultado. No necesariamente significa algo malo; tal vez quiere decimos que por fin encontraremos el arrojo necesario para romper nuestras cadenas, o que el dios Thor ha decido ponerse de nuestra parte y fulminar a nuestros enemigos con sus rayos. Si aparece en posición de consejo, puede indicamos que debemos mostramos más contundentes y no abusar tanto de nuestra propia paciencia.

Thurisaz es el puñetazo en la mesa, el mazazo del juez cuando dicta sentencia. Como herramienta psicológico y de autoayuda significa: «He dicho y así será». Es una runa muy útil para las personas medrosas y pusilánimes, ya que su visualización y la ejecución de su stadha las ayudan a tomar consciencia de su propio poder y fuerza interior, a focalizar toda su energía con eficacia hacia un fin determinado y a expresar por fin su enojo en vez de seguir tragando bilis en silencio hasta caer enfermas.

Pero, cuidado, si no somos medrosos ni pusilánimes, y más bien nuestra personalidad tiende a ser dominante y autoritaria, el consejo de thurisaz probablemente sea que no tratemos de conseguir lo que deseamos por las bravas, sino que debemos mostrar un talante más diplomático y tolerante. Si eres colérico y violento, te sugerirá que refrene su ira, pero si por lo contrario eres de ese tipo de personas de las que suele decirse que «no tienen hiel», te estará aconsejando que enseñes los dientes, que no seas tan manso y sueltes un poco de bilis (de esa amarga hiel que la gente imagina que no tiene) de cuando en cuando en vez de acumularla en nuestro interior, intentar ahogarla en alcohol o tranquilizantes o transformar nuestra rabia en una larga serie de enfermedades psicosomáticas, rabietas y todo tipo de actitudes autodestructivas.

Interpretación gráfica

Ya a simple vista, thurisaz evoca una espina punzante, un martillo afilado o un hacha tosca. Como gráfico de flujos de energía, simboliza la energía procedente del cielo y de la tierra, dos corrientes de fuerza que confluyen en el corazón del hombre para canalizarse a través de sus brazos y estallar en sus puños, es decir, en sus obras.

Sentido inverso

Thurisaz inversa representa el lado oscuro y negativo de la acción. Tal vez esté representando a un hombre o a una mujer prepotentes, soberbios y agresivos. Falta de fuerza, indefensión, impotencia y, tal vez, inutilidad del esfuerzo. Los flujos de energía que confluyen en nuestro pecho tal vez se perderán en el vacío o se revolverán en nuestro interior, en forma de rabietas solitarias e improductivas. Una vez más, conviene recordar que las runas son benignas y no vaticinan desastres, sino que ofrecen consejos o advierten de peligros, y siempre está en nuestra mano tomar las medidas para evitarlos.

Thurisaz inversa en posición de consejo puede también advertir que estamos dejando que nuestra energía se disperse en múltiples actividades que nos desgastan, pero no son coherentes entre sí. Tal vez deberíamos concentramos, de momento, en una sola cosa, en la que más nos importa, al menos hasta que el problema se resuelva.

Runas Húngaro-Hunas

 Tras muchos siglos de migración, el pueblo magiar llegó de las estepas de la Europa Oriental a su patria definitiva: la Cuenca de los Cárpatos, el lugar que antaño había constituido el imperio avaro. Después de su Conquista, acontecida en el año 896 y dirigida por el príncipe Arpad, el pueblo húngaro abandonó rápidamente el modo de vida ganadero nómada, cambiándolo por la agricultura, y luego de poner fin a las correrías en los reinos occidentales, como resultado de la derrota que en 955, en Augsburgo, le infligieran las tropas del emperador romano germánico Otón I, y por iniciativa del gran príncipe Géza, comenzó a aproximarse a las naciones y a la cultura de la comunidad de Estados cristianos occidentales. Géza, a quien los cronistas occidentales llamaban rey (“rex”), en 973 envió una delegación de alto rango a la Dieta Imperial alemana de Quedlinburgo, invitó a su corte al obispo de Praga, Adalberto -quien más tarde, en un viaje de cristianización, fue muerto por los prusianos paganos, un pueblo báltico. Géza se bautizó por cuestiones de política exterior, pero al mismo tiempo conservó sus antiguas costumbres paganas.

El alfabeto rúnico fue usado desde tiempos remotos por el pueblo húngaro y representaba a la cultura tradicional pagana. Una parte del proceso de cristianización consistió en la sustitución de este alfabeto que representaba su cosmovisión pagana por el latino impuesto por Roma y solo se mantendría en el territorio habitado por los székely, una etnia húngara de Transilvania (actualmente en Rumanía, pero tradicionalmente parte de Hungría) que ha mantenido muchas tradiciones arcaicas.

La escritura rúnica fue prohibida por la iglesia, todos los documentos y registros antiguos fueron destruidos sistemáticamente. El paganismo junto con su escritura tradicional fuertemente perseguido. Hay menciones puntuales de esta escritura rúnica en trabajos o estudios durante toda la historia de Hungría, aunque desde el siglo XVI en menor número, sólo más tarde, a partir del siglo XVIII las runas húngaras vuelven a ser estudiadas, esta vez desde un punto de vista científico. En los últimos años se han puesto de moda y se han editado numerosos artículos, manuales o estudios sobre ellas.

Su origen no está muy claro todavía. Es evidente que no es una invención propia húngara: se piensa que de los 34 signos que poseía el sistema originalmente, 16 eran similares a las runas turcas, 8 se basaban en el alfabeto griego, 2 en el glagolítico (el primitivo alfabeto usado por los eslavos antes de desarrollarse el cirílico) y el resto, entre 6 y 8, tienen un origen desconocido, o se supone que son originales húngaros. Además, dada la dificultad de su escritura, los signos se unían en formas nuevas para reflejar conjuntos de sonidos, lo que en muchos casos dificulta su interpretación actual. Se escribían de derecha a izquierda y eran grabadas en madera, especialmente, pero también en hueso u otros materiales. En la actualidad se suele usar la codificación realizada a comienzos de siglo por Adorján Magyar.

nscripción rúnica en la iglesia unitaria de Enlaki, Transilvania, 1668

nscripción rúnica en la iglesia unitaria de Enlaki, Transilvania, 1668

Se supone que los húngaros adoptaron este tipo de escritura de las tribus turcas con las que tuvieron contacto durante bastante tiempo, cuando se encontraban en las estepas del Sur de Rusia y Ucrania, se calcula que entre el 552 y el 659 (véase para ello el artículo sobre el origen de los húngaros). No está claro si durante su estancia en las estepas del Kuban (un periodo de la historia húngara apenas conocido) o ya en el Ponto, la estepa ucraniana junto a la zona costera del Mar Negro, cuando estaban integrados en el Imperio Jázaro. A su vez, las runas turcas provienen de la escritura pehlevi (Persia) y están emparentadas con el alfabeto arameo. Además es interesante que las palabras húngaras para letra y escritura (“betű”,” ír”, respectivamente) son de origen túrquico. Dado que se han encontrado restos en todas las regiones húngaras, no sólo en la zona oriental (Transilvania), se supone que realmente habría estado extendido entre todas las tribus húngaras, poco a poco la extensión del cristianismo habría acabado con su uso, excepto entre los Székely que siguieron usando el sistema de runas hasta el siglo XIX. Pero a partir de la Edad Media, parece claro que se usaba más bien como escritura secreta.

7A0

Revitalización moderna de su escritura rúnica

Por otro lado, la única orden religiosa originaria de Hungría (Orden de San Pablo el Primer Eremita, o Padres Paulinos, en húngaros se les llama “pálos”) usó hasta el siglo XVI una variante de estas runas para su escritura secreta, por ello hay restos arqueológicos con runas húngaras incluso en América latina, donde muchos monjes de esta orden fueron a parar (por ejemplo en las cuevas de Cerro Pelado hay inscripciones del siglo XVI):

Algunos restos importantes:

* el resto arqueológico más antiguo relacionado con las runas húngaras data el siglo VIII y fue encontrado cerca de la cuidad húngara de Szarvas, en un yacimiento ávaro (los ávaros eran un pueblo de origen turco que habitaba el territorio actual de Hungría poco antes de la llegada de los húngaros).

* El tesoro de Szentmiklós, un importante yacimiento de 23 piezas de oro, en 12 de las cuales hay runas. No parece ser que estén en húngaro sino que más bien se piensa que son de los pechenegos (pueblo de las estepas que estuvo en contacto con los húngaros).

* Los testimonios más antiguos e indudables de escritura rúnica húngara (los anteriores no parecen estar en húngaro sino en otros idiomas) datan del siglo X, en los restos de Homokmégy-halom, apenas una pequeña inscripción en bastante mal estado.

image003

Inscripción de Homoródkarácsonyfalva -Transilvania-, de comienzos del siglo XIII

* El primer abecedario completo es de 1483 y se conservaba en una biblioteca de Nikolsburg (actualmente Mikulov, en Chequia). Se piensa que fue realizado por estudiantes húngaros de Praga.

abecedario de Nikolsburg

abecedario de Nikolsburg

Éstos son algunos de los restos más importantes. Pero añadiría también que en 1598 János Telegdi escribe un manual de runas húngaras que se ha conservado en diversas copias manuscritas (“Rudimenta Priscae Hunnorum Linguae”), además tiene textos en rúnicos, por ejemplo una parte del Padre Nuestro

Varios investigadores han unificado los diferentes alfabetos, que ahora forman cuatro grandes grupos, de los que realmente se está utilizando dos. Afortunadamente, no son muy diferentes unos de otros.

La versiones mas comunes son, la llamada. Magyar Adorján-féle ábécé  y Forrai Sándor-féle.

La diferencia fundamental entre las fuente especificadas por el alfabeto Magyar Adorján es que éstas no contienen señales específicas para las vocales largas (i, o, o, u, u), y las del alfabeto Forrai Sándor, que sí las distingue.

El alfabeto es un sistema de signos escrito de derecha a izquierda.

rovas_abc_ma

Los signos de grupo

rovas_csoportjelek

Los antiguos números del alfabeto húngaros son muy similares a los números romanos, parece ser de origen etrusco. Aquí se escriben de derecha a izquierda.

rovas_szamok

Fuentes de ordenador:

Podemos usar esta escritura rúnica utilizando una fuentes para nuestro sistema operativo. Cada fuente escribe de derecha a izquierda y de izquierda a derecha (las runas son imágenes especulares una de la otra).

Descargar:

-Magyar Adorján-féle betűkészlet (de izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 68Kb: rovas_ma.zip

-Forrai Sándor -féle betűkészlet (izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 70Kb: rovas_fs.zip

-Rovás szabvány betűkészlet (izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 69Kb: rovas_szabvany.zip

-Rovás V1 betűkészlet (de izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 69Kb: rovas_v1.zip