DECLARACIÓN de E.C.E.R. SOBRE LA RESISTENCIA INDÍGENA SIUX EN STANDING ROCK

indigenous-standing-rock

El Congreso Europeo de Religiones Étnicas, con miembros de 23 naciones de Europa, y la Comunidad Odinista de España-Asatru, desean expresar nuestro apoyo a nuestros Hermanos y Hermanas Indígenas de Norteamérica, en su lucha por preservar sus aguas sagradas y sus tierras ancestrales en Standing Rock, Dakota del Norte, EE.UU.

El Oleoducto de Dakota es un desastre ambiental que está a punto de ocurrir; Tal desastre destruiría las fuentes de agua potable que tiene la tribu india Siux Standing Rock, y conduciría a la devastación del medio ambiente en toda esa región. En un momento en que ya nos enfrentamos a una catástrofe ambiental de proporciones globales como resultado del cambio climático causado por los seres humanos, las naciones del mundo deberían alejarse de la dependencia de los combustibles fósiles para adoptar fuentes de energía renovables, como ha ocurrido en Europa durante muchos años. El oleoducto de Dakota no es un paso adelante: simplemente mantiene un status quo que favorece la codicia de los grandes intereses corporativos que sólo se preocupan por los beneficios y el poder.

dakota-access-protest-sami
Representantes de la religión Saami en apoyo Siux.

Más allá de eso, la imposición de este oleoducto a los pueblos indígenas locales, como si no tuvieran derechos sobre sus tierras, no es un acto aislado. Más bien, es un hecho más en una historia secular de agresiones contra las poblaciones indígenas que incluye la violación de cientos de tratados, la ocupación armada y apropiación de tierras indígenas, la reubicación forzada de comunidades indígenas, el adoctrinamiento obligatorio de niños indígenas , La destrucción de sitios sagrados indígenas y las prohibiciones contra el uso de lenguas indígenas y otros aspectos de sus culturas y formas tradicionales. Lo que está sucediendo en Standing Rock debe ser visto en el contexto de este largo proceso sistémico, y ese proceso debe ser identificado por su nombre propio: Genocidio.

Nosotros, los guardianes de lo poco que queda de las religiones indígenas, etnias y tradiciones espirituales de Europa, estamos muy familiarizados con el genocidio: nuestros antepasados lo experimentaron, empezando hace más de mil años: invasiones, carnicería, colonización religiosa, destrucción y profanación de nuestros santos lugares y bosques ceremoniales, y el borrado, hasta nuestros días, de nuestras identidades étnicas, culturas y religiones indígenas. Fue un genocidio tan extenso y tan completo que casi nadie hoy mismo es consciente de que sucedió.

Los pueblos indígenas de Dakota del Norte no sólo están de pie frente a un oleoducto: están de pie para defender la Tierra que es su madre, como ella es también la nuestra; ellos están en pie para defender las aguas sagradas que son la fuente de su vida; Están de pie por su cultura, por sus antepasados, por sus hijos; Están de pie por sus propias vidas.

Tras cinco meses de protestas, la tribu indígena ha logrado una victoria parcial: un juez federal ha ordenado la suspensión temporal de un tramo del oleoducto Dakota Access que prevé conectar a finales de año Dakota del Norte con Illinois cruzando otros dos Estados. Standing Rock había solicitado la paralización del proyecto tras agudizarse las protestas, a la espera de que el magistrado dictamine definitivamente —el fallo se espera para el viernes— sobre su demanda.

Porque recordamos; Porque honramos a los que nos precedieron, y nos esforzamos por mantener vivos sus caminos; Porque somos hijos de la misma Madre, nos acercamos a nuestros hermanos y hermanas en Dakota del Norte, y unimos nuestros corazones y nuestras voces a las suyas.

Andras Corban-Arthen, Presidente del Congreso Europeo de Religiones Étnicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *