El Código de los ASES en el siglo XXI

El Código es el Honor

Honor a ti mismo con la verdad y la justicia. Tu palabra es su compromiso dale a su poder a tu palabra cumpliéndola siempre. Honra a tu familia y amigos con reverencia y respeto. Honra a tu amor y respétalo por encima de todo. El honor es la marca de la fuerza y ​​nobleza.

El Código es la Protección

Proteger con ferocidad su sangre y sus familiares. Que nadie ni nada viole su amor o la forma. Acude siempre cuando haya desigualdad en la lucha. Protege siempre tres veces tan ferozmente como uno es atacado. La protección es la marca de un espíritu guerrero.

El Código es la Prosperidad

La prosperidad y el crecimiento son claves para la supervivencia durante nuestro camino por la vida. Tal es la marca de la inteligencia.

El Código es el Conocimiento

El conocimiento es poder. Busca siempre expandir tu mente. Nunca te estanques, porque el conocimiento es un regalo de los dioses.

El Código es el Cambio

La adaptación y el cambio son importantes para el crecimiento y la supervivencia. Lo que no se pueden adaptar o cambiar está condenada a perecer. El cambio es la marca de la visión.

El Código es la Justicia

Pagar todas las deudas, tirar de su propia autoestima, siempre escuchar y considerar todas las partes. Tratar a todos los demás con equidad y justicia. Esperamos lo mismo.

El Código es el Equilibrio

Acordaos de la ley del equilibrio, Todo lo que tu haces o deseas para bien o para mal, se volverá a vosotros un día. Lucha por el bien.

El Código es el Control

Nunca perder el control cuando somos presa de la  ira o somos hostigados por alguien. Nunca golpees a una mujer a menos que tu vida penda de un hilo. Nunca violes los derechos de los débiles o inocentes.

Nunca toleraremos a aquellos que lo hacen. El control es la marca de una mente disciplinada, un signo de los más grandes guerreros.

El Código es el Conflicto

Aquellos que siguen el camino deben conocer el arte del combate, las armas y la venganza. La guerra es parte de la ruta. Esta siempre dispuesto para el combate. Se trata de un destino tejido en las fibras de nuestro pueblo. Mantén el cuerpo, la mente y la formación durante todo el tiempo. No tengáis ningún remordimiento si debéis participar en algún conflicto, si este se hace por una causa justa. Ganar, prevalecer y sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *