EL ODINISMO Y SUS RAICES GERMÁNICAS GODAS

47bEl mensaje del antiguo pueblo godo
Que los godos tienen su casa ancestral muy al norte, en las orillas del mar Baltico, es sabido por todos, esa tradición ha sido asumida por las naciones nordicas, especialmente Suecia, sin embargo,
en la Edad Media, el prestigio de la nación goda  fue ampliamente reclamado en el sur, sobre todo en España. Las actitudes expresadas en la conferencia eclesiástica 1434 en Basilea, donde los delegados castellanos y suecos argumentaron méritos relativos de sus países sobre la base de lo “gótico” que eran, ya demuestra la persistencia de esta idea de la antigüedad.

la delegación sueca discutió con la castellana sobre quiénes entre ellos eran los auténticos godos El obispo Nicolás Ragvaldi afirmo que Suecia era la patria de origen de los godos, pero el embajador español Alonso de Cartagena argumentó que era mejor ser descendiente de los visigodos que de sus parientes que se quedaron en Escandinavia.  Y que la monarquía castellana era la heredera del pueblo godo pues éstos habían sido más valientes, atravesando toda Europa, dominando Roma y construyendo un inmenso imperio, realizando por tanto más hazañas que los que quedaron en Suecia, calificándolos de “cobardes”.

El título completo de la forma sueca tradicional es: Por la Gracia de Dios, Rey de Suecia, de los Godos/Gautas y los Vendos (en sueco: med Guds Nåde Sveriges, Götes och Vendes Konung; Latín: Dei Gratia Suecorum, Gothorum et Vandalorum Rex

Por parte de España, no hemos de olvidar que el título oficial de Reyes Godos para los reyes españoles es abolido en la Constitución de 1812

Pero el mito no sólo es observable a nivel historiográfico sino también a nivel literario e incluso popular, a ello se refiere Ramón Menéndez Pidal cuando habla del espíritu gótico que viene a ser el orgulloso recuerdo por parte de los españoles, que se consideran descendientes de los godos.

Los antiguos caminos de los godos nos proveen un contexto esotérico para la comprensión de una parte esencial de nuestra propia herencia. La naturaleza de estas antiguas tradiciones debe ser revisada. En esta obra podemos ver tanto el principio de desarrollo y tradición. Es decir, hay un desarrollo en el tiempo, que permite la adaptación a las actuales y las condiciones cambiantes, y no es la esencia de la tradición que pone a punto en los valores eternos que se transmiten a lo largo del tiempo. En la actualidad la herencia goda se encuentra en un punto bajo dentro de su larga historia. Olvidada más que nunca entre los pueblos herederos que ocupan sus solares tradicionales – el sur de Francia y España – la herencia goda aguarda un nuevo despertar.

Los fundamentos del Mito godo del siglo XXI
247709_157387394435444_868326191_nPara describir la esencia de la herencia gótica, debemos mirar a ciertos elementos esenciales: los Anseis(Ases), stabeis, la naturaleza de la divinidad, la estructura del mundo, la esencia del hombre, así como de las instituciones en el mundo actual, que se preparan para recibir y continuar esta herencia. A pesar de los cientos de detalles que podría ser atribuido al espíritu gótico, estos son los elementos que son esenciales, que no podemos vivir sin él en los reinos góticos.

Los Anseis son los dioses ancestrales. Son realizaciones de lo divino y están codificados en la carne de sus hijos, ya que se alude a ellos, como símbolo del mundo interior. Los Anseis son divinos, ya que son inmortales y mayor en el ser y la conciencia de los hombres mortales e ignorantes. Sin embargo, ellos no viven por encima, sino dentro de nosotros. Los Anseis son nuestro ser espiritual. Pueden llegar a estar encarnados en el mundo y hacernos llevar a cabo misiones especiales. Cada Godo lleva dentro de sí una naturaleza divina, la de los Anseis, una naturaleza de la que se mantiene más o menos oculta hasta que despertamos al Mito y empezamos a desarrollar una labor heroica y espiritual.

 Los stabeis – las letras elementales del alfabeto gótico – son vistos como una hoja de ruta para el mundo y uno mismo. Son los objetos de estudio realizados por la persona para llegar a ser más conscientes de la naturaleza divina, heroica que llevamos dentro. Las letras son expresiones góticos específicas y particulares de los secretos o misterios expresados en las runas ancestrales. Con el fin de obtener la profunda comprensión posible de las letras, deben ser comprendidas en relación con las runas antiguas y las letras griegas. (Pero sería un error tratar de entender las stabeis enteramente en términos absolutos de las runas-los stabeis por si mismos no son símbolos especiales, pero sin embargo, si las analizamos en conjunto como un sistema orgánico mistérico, un sistema arquetípico podemos comprobar la fuerza que tiene y el poder que impregna al mundo germánico godo por su carácter original y Único-.)

 La tradición gótica dice esto acerca de la naturaleza del mundo en que vivimos: La humanidad vive en medio del mundo. Esta posición intermedia – midjungards – no está relacionado con el espacio físico, sino más bien a ser abstracto y moral. Hay un reino que es superior a la media y una que es inferior a ella.

El carácter de la humanidad se aprecia verdaderamente en la tradición gótica: Cada individuo está dotado de una chispa divina, este es el Ansus interior.
El secreto de los godos se evidencia en su identidad persistente y la solidaridad frente a la adversidad y la hostilidad en el mundo. La historia espera a una nueva generación de héroes góticos para poner de manifiesto una vez más su herencia espiritual ancestral, que ahora está dentro de nosotros

La Misión religiosa Goda del presente
Hoy en el mundo occidental nos encontramos en un estado de decadencia, de la alienación y la confusión. Hemos perdido el contacto con nuestro ser mas profundo y por lo tanto nos vemos amenazados por todas partes, tanto desde nuestra entorno social, laboral como desde nuestras relaciones personales, a nivel de pareja o familiar y paterno-filiar, pero donde mas encontramos esta falte de anclaje es en el mundo interno espiritual, desde las íntimas profundidades de nuestra esencia, nos sentimos intimidados por una multiplicidad de fuerzas hostiles. La situación que nos encontramos no es diferente a la del tiempo en que el Imperio Romano colapsó. Algunas sectas cristianas fundamentalistas les gusta señalar a este hecho como una “señal” de que su historicista, necio y pueril Apocalipsis está próximo. Su visión está mas cerca de la ciencia ficción que de cualquier otra religiosa, espiritual o mística y en cualquier caso totalmente de la realidad de la tierra que pisamos y del mundo en que vivimos. No deja de ser un cuento más para niños, a los que nos tiene acostumbrados la Biblia. Lo más probable es que se repita en la actualidad lo que ocurrió en la caída del Imperio Romano. Hemos visto cómo un pueblo unido, los godos, fueron capaces de recoger los pedazos rotos del Imperio y forjar un nuevo mundo a partir de una síntesis de lo que quedaba y sus elementos raíces, aquellos que les impulso a ser lo que fueron y a los permanecieron fieles a lo largo de su dilatada historia. Este proceso fue profundamente imbuido por el Mito Odínico– un concepto que envuelve a la palabra goda Runa – que dio lugar a nuevos descubrimientos y que a su vez se expresan en el bien conocido y muy documentado la acción heroica de los godos.

¿Cómo este concepto de “Mito” nos puede llevar a la acción?

Esta es la nueva misión de los godos en el mundo actual.
408688_10200173302393711_534335267_nEste halo de sacralidad de los godos plantea más preguntas que respuestas. Como tales, son verdaderos misterios, no sólo secretos convencionales. Un verdadero misterio inspira un mito, y con ello informa el tema de una manera sutil, que trascienden la mera información factual. Un misterio es un modo de inspirar subjetiva, interior, la emoción que alimenta la búsqueda de descubrimiento. La religión Odiníca se creó en la base mítica de la fundación de una humanidad por parte del Dios supremo –Odín-que fue el padre y origen de toda su estirpe. El mito transciende el espacio y el tiempo y permanece puro en su más íntima esencia. Desde su fundación en el siglo I aC hasta hoy día, pasando por las “supuestas cristianizaciones” que afectaron al pueblo godo, la destrucción del reino de Toledo por los árabes y su restauración siete siglos después, hay un “impulso vital” un motor transmitido de generación en generación, que sigue latente en nosotros.

Tal búsqueda, realizada correctamente, conduce inevitablemente al descubrimiento de muchos hechos y realidades objetivas. Nuevas tierras son descubiertas y conquistadas durante las migraciones subsiguientes. Así era el espíritu de los antiguos godos. Este es el espíritu que mueve hoy a los inspirados por los antiguos godos para llevar a cabo sus propios viajes para descubrir el misterio que esconde su Mito, su origen vital y las grandes migraciones del alma. Al profundizar en esta imagen específicamente gótica y sus hazañas a través de la historia el viajero descubrirá que el sistema germánico de valores, no solo no ha muerto sino que está latente dentro de todos y cada uno de nosotros

Una vez que el viajero penetra en este descubrimiento una fuerza misteriosa, que nace de su esencia última mueve al sujeto a la acción. El primer tipo de acción requerida es interior. Se requiere que la persona que llegue a una profunda convicción de la rectitud y la sinceridad de sus sentimientos. Esta convicción interior se nutre y facilita por un número infinito de hechos objetivos descubiertos a lo largo del camino, pero adquiere una vida interna vital propia de las profundidades del alma. Tal convicción se convierte en el fundamento inquebrantable de ser de la persona. Esta vida interior está en la raíz de lo que parece ser una obsesión cultural goda. Ninguna otra cosa bastante explica los siglos de absoluta fascinación de la cultura occidental con la enigmática imagen de los godos. A partir de esta base interna – y sólo en el mismo momento de su inicio- una efectiva acción externa se hace posible. Los godos fueron un pueblo histórico de acción-que hicieron muchas cosas. Se movieron a través de grandes extensiones, que lucharon en las guerras, transformaron las religiones e imperios. Pero su secreto, su misterio, radica en la idea de que esta acción fue motivada por una fuente eterna de la vida, su “Mito” aquella piedra fundacional sobre fue el “leit motiv” de su existencia, que le proporcionó vida, energía y ser.

La misión de los godos en el mundo de hoy es el mismo que lo era entonces. Para seguir el camino de los godos hemos de emprender la búsqueda de lo misterioso, ese Mito que los inspiró para descubrir lo desconocido. Más allá de esto, sin embargo, el espíritu gótico nos llama a actuar heroicamente en lo que es en realidad descubrir y actuar con plena conciencia de que se está remanifestándose entre las sombras del mundo actual, que lo convierte en real y eternamente válido y vital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *