GUTA SAGA

Estatuas_reyes_godos

La Historia de los gotlandeses (Guta saga) consiste en una narración, escrita en gotlandés antiguo, de la historia de la isla báltica de Gotlandia, al este de Suecia. Esta narración, que contiene varios elementos legendarios, se ha conservado en 8 folios del manuscrito B64 Holmiensis de la Biblioteca Real Sueca (Kungliga Biblioteket) y su texto aparece inmediatamente después de las Leyes de los gotlandeses (Gutalag), también recogidas en ese mismo manuscrito perteneciente al siglo XIV, aunque la fecha original de composición de la Guta saga parece remontarse al anterior siglo XIII. No obstante, cabe señalar que el título de este texto no aparece en el manuscrito conservado, sino que fue dado por Carl Säve en 1852. De igual manera, la tradicional división de esta historia en 4 capítulos (que nosotros hemos seguido) tampoco se corresponde con el manuscrito original, aunque resulta útil para su estructuración en una serie de secuencias narrativas. El texto de la Guta saga, compuesto por unas 1.800 palabras, relata a partir de fuentes orales (para los elementos legendarios) y escritas (para los elementos históricos y legales) la historia de Gotlandia desde el momento en que fue colonizada por primera vez por un tal Þieluar hasta ciertos acontecimientos prácticamente contemporáneos a su anónimo autor o compilador, posiblemente algún clérigo gotlandés.En el texto también se nos informa de cómo la superpoblación de la isla forzó la migración de una parte de sus habitantes y cómo éstos llegaron a establecerse en el Imperio Bizantino. A continuación se describen algunos antiguos rituales paganos de la isla, su cristianización y los lazos establecidos con la monarquía sueca.

Las últimas dos secciones del texto describen con cierto detalle las obligaciones recíprocas entre los gotlandeses, el rey de Suecia y el obispo de Linköping. Aparte de ser uno de los pocos textos en prosa de contenido no legal procedente del antiguo este escandinavo, consideramos que la particularidad de la Guta saga reside también en otros dos rasgos principales de claro interés para el germanista, razón por la cual hemos decidido presentar aquí la primera traducción castellana debidamente acompañada por el texto original. A saber:

A) Desde un punto de vista histórico, y al margen de los numerosos datos referentes a la historia medieval de la propia Gotlandia, aparece en el capítulo I, no sólo los interesantes datos sobre las migraciones realizadas desde Gotlandia, sino también la harto sugerente (y ampliamente discutida) expresión ok enn hafa þair sumt af varu mali, es decir, “y todavía poseen (los emigrantes de Gotlandia establecidos en el Imperio Bizantino) algo de nuestra lengua”. Varios investigadores, a partir de datos arqueológicos e históricos, han sostenido la idea de que dicha expresión se refiere a la población de habla goda establecida en torno al Imperio Bizantino y de la cual quedarían algunos núcleos en la península de Crimea, lugar donde se lograría mantener una versión del gótico hasta el siglo XVIII. Por otra parte, quedaría reforzada la idea, no siempre aceptada, del origen escandinavo de los godos, que ya fue mantenida en el siglo VI por Jordanes en el capítulo IV de su De origine actibusque Getarum (Origen y gestas de los godos).

B) Desde un punto de vista filológico, algunos investigadores como Bugge (1891, 1907) no han dudado en señalar el parentesco existente entre el gotlandés antiguo y el gótico. No en vano, de todas las lenguas escandinavas, el gotlandés es el que más se asemeja al gótico (Peel, 1999, p.lvii). Existen, de hecho, una serie de argumentos lingüísticos para contemplar al gotlandés como una lengua un tanto diferenciada del sueco, danés, noruego e islandés antiguos. Entre tales argumentos destacarían, siguiendo a Gustavson (1940-48): (a) la retención de algunos diptongos allí donde el sueco antiguo ya los había perdido (p.ej., hoyra) (b) la palatalización y labialización de ciertas vocales en posiciones particulares (dyma. Cfr. El sueco döma) (c) la retención de la u breve del nórdico antiguo común allí donde el sueco posee una o breve (gutar, fulk) (d) la existencia de más metafonías por i que en otras lenguas escandinavas (segþi. Cfr. el islandés antiguo sagði). Todo ello convierte al gotlandés, pese a la relativamente poca atención de que ha gozado, en un más que interesante elemento a tener en cuenta para la filología comparada de las lenguas germánicas, tanto antiguas como modernas, puesto que una versión algo más moderna del gotlandés aún se sigue hablando en la actualidad y ha comenzado un paulatino proceso de recuperación (visítese por ejemplo la página web http://gutnisku.imess.net/ o http://www.gutamal.org/ ). En cuanto al motivo de la composición de la Guta saga, la cual posee una evidente carga ideológica que promueve claramente la idea de cierta independencia y soberanía gotlandesa, parece haber sido el completar las ya mencionadas Gutalag y ayudar a los gotlandeses a establecer sus relaciones con los varios poderes que dominaron el Báltico a lo largo de la Edad Media (Suecia, Dinamarca y la Liga Hanseática).

2. Notas sobre la traducción

Hemos realizado nuestra traducción de la Guta saga a partir de la magnífica edición publicada por Christine Peel en 1999 a través de la Viking Society for Northern Research del Univesity College de Londres. Nuestra intención ha sido en todo momento ceñirnos lo más fielmente posible al texto original tanto en sintaxis como en léxico, y ello no sólo por respeto, sino también para potenciar el interés filológico, e incluso antropológico, que la Guta saga ofrece. Por tanto, nuestra aproximación hacia el texto nos ha llevado a reproducir tal cual aquellos términos y topónimos específicos del gotlandés, aunque procurando siempre normalizarlos en caso nominativo dado que el gotlandés es una lengua flexiva. No obstante, y como consecuencia de nuestra política de traducción, queremos dejar también constancia de que en el texto original aparecen algunas palabras cuya forma en caso nominativo no se conoce con certeza por aparecer solamente en casos distintos a éste. En este sentido, hemos intentado dotar a estas palabras de la forma en nominativo que nos parecía más plausible tras una detenida comparación con otras palabras de la propia lengua gotlandesa e incluso con el denominado “nórdico antiguo común”. En cualquier caso, y conscientes de que nuestra reconstrucción lingüística en tales ocasiones es poco menos que hipotética, hemos considerado oportuno marcar con asterisco aquellas palabras cuya forma en nominativo no está atestiguada. Ha sido inevitable, por tanto, hacer uso de lo que J.R.R. Tolkien (1998, p.281) denominaba “gramática salpicada de estrellas”: Como ya hemos indicado más arriba, el manuscrito original no contiene ni la comúnmente aceptada división en capítulos ni la denominación de cada uno de ellos que nosotros aplicamos en nuestra versión castellana. En este último caso, nos hemos basado en los títulos en latín que fueron añadidos con posterioridad a la fecha original de composición delmanuscrito y que rezan así:

1. Quomodo Gotlandia inuenda et culta 

2. Pacis conditio cum Rege sveciæ facta. et Tribvtum Anniuersarium.

3. Conuersio ad fidem christianam.

4. Bellica expeditio qva conditione suscepta olim fuerit.

3. Edición y traducción

Guta saga

[1]

Gutland hitti fyrsti maþr þann, sum Þieluar hit. Þa var Gutland so eluist, et þet dagum

sank ok natum var uppi. En þann maþr quam fyrsti eldi a land, ok siþan sank þet aldri.

3

De qué manera se descubrió y habitó Gotlandia

[1]

Gotlandia 1 la descubrió por primera vez aquel hombre que se llamaba Þieluar 2 . Entonces estaba Gotlandia tan hechizada que durante el día se hundía y por la noche emergía3. Pero aquel hombre trajo por primera vez fuego al país 4 y desde entonces ya no se hundió nunca

Þissi Þieluar hafþi ann sun, sum hit Hafþi. En Hafþa kuna hit Huitastierna. Þaun tu bygþu fyrsti a Gotlandi. Fyrstu nat, sum þaun saman suafu, þa droymdi henni draumbr, so sum þrir ormar varin slungnir saman i barmi hennar, ok þytti henni sum þair skriþin yr barmi hennar. Þinna draum segþi han firir Hafþa, bonda sinum.

Este Þieluar tenía un hijo que se llamaba Hafþi. Y la mujer de Hafþi se llamaba Huitastierna. Los dos vivieron los primeros en Gotlandia. La primera noche que durmieron juntos, ella tuvo un sueño, como si tres serpientes5 estuvieran enroscadas en su útero6 y le pareció como si salieran reptando de su regazo. Este sueño se lo contó a Hafþi, su marido.

Hann reþ draum þinna so:

“Alt ir baugum bundit.

Boland al þitta varþa

ok faum þria syni aiga.”

Él interpretó este sueño así:

“Todo está con anillos atado

Tierra habitada todo esto será

Y podremos tres hijos tener.”

Þaim gaf hann namn allum ofydum:

“Guti al Gutland aiga,

Graipr al annar haita,

ok Gunfiaun þriþi.”

Les dio nombre a todos los no nacidos:

“Guti Gotlandia poseerá

Graipr el segundo se llamará

y Gunfiaun el tercero.”

Þair skiptu siþan Gutlandi i þria þriþiunga, so et Graipr, þann elzti, laut norþasta þriþiung ok Guti miþal þriþiung. En Gunfiaun, þann yngsti, laut sunnarsta. Siþan af þissum þrim aukaþis fulk i Gutlandi so mikit um langan tima, et land elpti þaim ai alla fyþa. Þa lutaþu þair bort af landi huert þriþia þiauþ, so et alt skuldu þair aiga ok miþ sir bort hafa sum þair ufan iorþar attu. Siþan vildu þair nauþugir bort fara, men foru innan Þorsborg ok bygþus þar firir. Siþan vildi ai land þaim þula utan raku þaim bort þeþan.

Dividieron entonces Gotlandia en tres tercios7, de manera que Graipr, el mayor, heredó el tercio más septentrional y Guti el tercio medio. Pero Gunfiaun, el más joven, heredó el más meridional. Posteriormente, a partir de estos tres, aumentó la población de Gotlandia tanto durante un largo tiempo que el país no pudo mantenerlos a todos. Entonces decidieron a suertes echar del país8 a una de cada tres personas, de manera tal que podrían quedarse, y llevarse consigo, lo que poseyeran sobre la tierra9. Después no quisieron marcharse a la fuerza, mas se fueron a Þorsborg10 y se establecieron allí. Después no estaba preparado el país para tolerarlos y los expulsaron de allí.

Siþan foru þair bort i Faroyna ok bygþus þar firir. Þar gatu þair ai sik uppi haldit, utan foru i aina oy viþr Aistland, sum haitir Dagaiþi, ok bygþus þar firir ok gierþu burg aina, sum enn synis.

Después se marcharon a Faroy11 y se establecieron allí. Allí no se pudieron mantener, mas se fueron a una isla cerca de Estonia que se llama Dagaiþi12 y se establecieron allí y construyeron una fortaleza que aún se ve.

Þar gatu þair ok ai sik haldit, utan foru upp at vatni, þy sum haitir Dyna, ok upp ginum Ryzaland. So fierri foru þair, et þair quamu til Griklanz. Þar baddus þair byggias firir af grika kunungi um ny ok niþar. Kunungr þann lufaþi þaim ok hugþi, et ai maira þan ann manaþr vari. Siþan gangnum manaþi, vildi hann þaim bort visa. En þair annsuaraþu þa, et ny ok niþar vari e ok e, ok quaþu, so sir vara lufat. Þissun þaira viþratta quam firir drytningina um siþir. Þa segþihan: “Minn herra kunungr! Þu lufaþi þaim byggia um ny ok niþar. Þa ir þet e ok e, þa matt þu ai af þaim taka”. So bygþus þair þar firir ok enn byggia, ok enn hafa þair sumt af varu mali.

Allí no pudieron mantenerse tampoco y remontaron el río que se llama Dyna 13 atravesando Rusia. Tan lejos marcharon que llegaron a Grecia14. Allí solicitaron el permiso del rey griego15 para establecerse durante la creciente y la menguante16. Aquel rey se lo concedió pensando que no sería durante más de un mes. Después de transcurrido un mes, quiso echarlos. Mas éstos respondieron entonces que creciente y menguante era para siempre y dijeron que así se les había prometido. Esta disputa suya llegó a oídos de la reina finalmente. Entonces dijo ésta: “¡Mi señor rey! Les prometiste quedarse durante la creciente y la menguante. Ya que eso es para siempre, no puedes retirárselo”. Así que se establecieron allí, donde aún permanecen y todavía poseen algo de nuestra lengua17.

Firir þan tima ok lengi eptir siþan troþu menn a hult ok a hauga, vi ok stafgarþa ok a haiþin guþ. Blotaþu þair synum ok dytrum sinum ok fileþi miþ mati og mungati. Þet gierþu þair eptir vantro sinni. Land alt hafþi sir hoystu blotan miþ fulki. Ellar hafþi huer þriþiungr sir. En smeri þing hafþu mindri blotan miþ fileþi, mati ok mungati, sum haita suþnautar, þy et þair suþu allir saman.

Antes de aquel momento, y mucho después, la gente creía en árboles y en túmulos, lugares sagrados y recintos de columnas18, y en dioses paganos. Sacrificaban a sus hijos y a sus hijas, y al ganado19 con comida20 y cerveza21. Esto hacían según sus erróneas creencias. Todo el país celebraba el más alto sacrificio con gente. Por lo demás, celebraba cada tercio el suyo. Pero las asambleas más pequeñas celebraban un sacrificio menor con ganado, comida y cerveza, donde (los participantes) se denominan compañeros de cocción 22 puesto que cocinaban todos juntos.

[2]

Mangir kunungar stridu a Gutland, miþan haiþit var. Þau hieldu gutar e iemlika sigri ok ret sinum. Siþan sentu gutar sendimen manga til Suiarikis, en engin þaira fikk friþ gart, fyr þan Avair strabain af Alfa sokn. Hann gierþi fyrsti friþ viþr suia kunung.

Acuerdo de paz con el rey de los suecos y tributo anual.

[2]

Muchos reyes lucharon contra Gotlandia mientras era pagana. Sin embargo, los gotlandeses mantenían constantemente tanto la victoria como sus derechos. Después enviaron los gotlandeses muchos mensajeros a Suecia, mas ninguno de ellos pudo hacer las paces con anterioridad al distrito de Avair Huesos de Paja23 de Alfa24. Éste hizo por primera vez las paces con el rey de los suecos.

Þa en gutar hann til baþu at fara, þa suaraþi hann: “Mik vitin ir nu faigastan ok fallastan. Giefin þa mir, en ir vilin, et iek fari innan slikan vaþa, þry vereldi: att mir sielfum, annat burnum syni minum, ok þriþia kunu”. Þy et hann var snieldr ok fielkunnugr, so sum sagur af ganga, gikk hann a staggaþan ret viþr suia kunung. Siextigi marka silfs um ar huert, þet ir skattr guta, so et Suiarikis kunungr hafi fiauratigi markr silfs af þaim siextigi, en ierl hafi tiugu markr silfs. Þinna staþga gierþi hann miþ lanz raþi, fyr en hann haiman fori. So gingu gutar sielfs viliandi undir

suia kunung, þy et þair mattin frir ok frelsir sykia Suiariki i huerium staþ utan tull ok allar utgiftir. So aigu ok suiar sykia Gutland firir utan kornband ellar annur forbuþ. Hegnan ok hielp skuldi kunungr gutum at vaita, en þair viþr þorftin ok kallaþin. Sendimen al ok kunungr ok ierl samulaiþ a gutnalþing senda ok lata þar taka skatt sin. Þair sendibuþar aigu friþ lysa gutum alla steþi til sykia yfir haf, sum Upsala kunungi til hoyrir, ok so þair, sum þan vegin aigu hinget sykia.

Cuando los gotlandeses le pidieron irse, éste respondió: “Sabéis que ahora estoy condenadísimo y soy desdichadísimo. Dadme, ya que queréis que me meta en semejante peligro, tres veregildos25: uno para mí mismo, otro para mi hijo nacido, y un tercero para mi mujer”. Ya que era sabio y versado en muchas cosas26, tal y como las historias cuentan, estableció un pacto estatutario con el rey de los suecos. Sesenta marcos de plata al año, ese es el impuesto de los gotlandeses, de manera que el rey de Suecia tendría cuarenta marcos de plata de esos sesenta, y el ierl27 tendría veinte marcos de plata. Este estatuto lo efectuó con el consejo del país antes de marcharse. Así que se sometieron los gotlandeses voluntariamente al rey de los suecos, puesto que podrían viajar libres y sin obstáculos por todas partes de Suecia sin peajes y todos los demás impuestos. Asimismo, tienen los suecos derecho a viajar por Gotlandia sin prohibiciones de comerciar con trigo u otras prohibiciones. El rey tenía que proporcionar a los gotlandeses protección y ayuda si éstos las necesitaban o solicitaban. Además el rey, al igual que el ierl, debe enviar mensajeros a la asamblea de los gotlandeses y hacer que allí recauden sus impuestos. Esos emisarios tienen la obligación de proclamar la libertad de los gotlandeses para visitar todos los lugares allende los mares que per-tenecen al rey de Upsala, así como el derecho a viajar desde aquella parte hasta aquí.

Eptir þet siþan quam helgi Olafr kunungr flyandi af Norvegi miþ skipum ok legþis i hamn, þa sum kallar Akrgarn. Þar la helgi Olafr lengi. Þa for Ormika af Hainaim ok flairi rikir menn til hans miþ giefum sinum. Þann Ormika gaf hanum tolf veþru miþ andrum klenatum. Þa gaf helgi Olafr kunungr hanum atr agin tua bulla ok aina braiþyxi. Þa tok Ormika viþr kristindomi eptir helga Olafs kennidomi ok gierþi sir bynahus i sama staþ, sum nu standr Akrgarna kirkia. Þeþan for helgi Olafr til Ierslafs i Hulmgarþi.

Posteriormente, vino el rey Olafr huyendo de Noruega con sus barcos y atracó en una bahía que se llama Akrgarn28. Allí permaneció San Olafr mucho tiempo. Entonces fue Ormika29 de Hainaim, y muchos hombres poderosos, a su presencia con sus regalos. Aquel Ormika le dio doce carneros añales30 junto con otros objetos de valor. Entonces le dio el rey San Olafr a cambio dos copas y un hacha de guerra. Entonces aceptó Ormika el cristianismo según las enseñanzas de San Olafr y se hizo un oratorio en el mismo lugar en el que ahora está la iglesia de Akrgarn. Desde allí partió San Olafr a ver a Ierslafr31 en Hulmgarþr32.

[3]

Þau et gutar hainir varu, þau silgdu þair miþ kaupmannaskap innan all land, baþi Kristin ok haiþin. Þa sagu kaupmenn kristna siþi i kristnum landum. Þa litu sumir sik þar kristna ok fyrþu til Gutlanz presti.

[3]

Conversión a la fe cristiana

Aunque los gotlandeses eran paganos, sin embargo navegaron con fines comerciales por todos los países, tanto cristianos como paganos. Entonces vieron los comerciantes las costumbres cristianas en los países cristianos. Entonces algunos se hicieron cristianizar allí y trajeron a Gotlandia sacerdotes.

Botair af Akubek hit þann sum fyrsti kirkiu gierþi, i þan staþ, sum nu haitir Kulasteþar.Þet vildi ai land þula utan brendu hana. Þy kallar þar enn Kulasteþar. Þa eptir þan tima var blotan i Vi. Þar gierþi kirkiu aþra. Þa samu kirkiu vildi land ok brenna. Þa for hann sielfr upp a kirkiu þa ok segþi : “Vilin ir brenna, þa skulin ir brenna mik miþ kirkiu þissi”. Hann var rikr

sielfr ok rikasta manz dotur hafþi hann, sum hit Likkair snielli, boandi þar, sum kallar Stainkirkiu. Hann reþ mest um þan tima. Hann halp Botairi, magi sinum, ok segþi so: “Herþin ai brenna mann ella kirkiu hans, þy et han standr i Vi, firir niþan klintu”.

6

Botair de Akubekkr se llamó aquel que por primera vez hizo una iglesia en aquel lugar que ahora se llama Kulasteþar33. Eso no lo quiso consentir el país y la quemó. Por ello aún se sigue llamando Kulasteþar. Entonces, tras ese tiempo, hubo un sacrificio en Vi34. Allí hizo otra iglesia. Esa misma iglesia quiso también quemar el país. Entonces se subió él mismo a  aquella iglesia y dijo: “Si queréis quemarla, entonces deberéis quemarme a mí junto con esta iglesia”. Era él mismo poderoso y tenía a la hija del hombre más poderoso, llamado Likkair el Sabio35, habitante del lugar que se llama Stainkirkia. Tenía la mayor autoridad en aquel tiempo. Ayudó a

Botair, su yerno, y dijo así: “No os empeñéis en quemar a un hombre o su iglesia, pues ésta está situada en Vi, bajo el acantilado36”.

Miþ þy fikk þaun kirkia standa obrend. Han var sett þar miþ aldra helguna namni, innan þan staþ, sum nu kallar Petrs kirkiu. Han var fyrsti kirkia i Gutlandi, sum standa fikk. Con eso consiguió que aquella iglesia permaneciera sin quemar. Fue fundada allí conel nombre de Todos los Santos, en aquel lugar que ahora se llama Iglesia de San Pedro. Fue laprimera iglesia de Gotlandia que logró permanecer.

Siþan um nequan tima eptir, lit suer hans Likkair snielli sik kristna, ok husfroyu sina, barn sin ok hiskep sin allan. Ok gierþi kirkiu i garþi sinum, þar nu kallar Stainkirkiu. Han var fyrsti kirkia a landi uppi i norþasta þriþiungi. Siþan gutar sagu kristna manna siþi, þa lydu þair Guz  buþi ok lerþra manna kennu. Toku þa almennilika viþr kristindomi miþ sielfs vilia sinum utan þuang, so et engin þuang þaim til kristnur.

Posteriormente, algún tiempo después, su suegro Likkair el Sabio hizo cristianizarse, y también a su mujer, sus hijos y toda su servidumbre. E hizo una iglesia en su granja, en el lugar que ahora se llama Stainkirkia. Fue la primera iglesia del país, arriba en el tercio más septentrional.Después de que los gotlandeses vieran las costumbres de los cristianos, obedecieron los mandatos de Dios y las enseñanzas de los hombres doctos. Aceptaron mayoritariamente el cristianismo por propia voluntad sin coacción, de modo que nadie les forzó a hacerse cristianos.

Siþan en menn orþu almennilika kristnir, þa gierþis kirkia annur a landi i Atlingabo. Han var fyrsti i miþalþriþiungi. Siþan varþ þriþi gar a landi i Farþaim i sunnarsta þriþiungi. Af þaim briskaþus kirkiur allar i Gutlandi, þy et menn gierþu sir kirkiur at mairu maki.

Después de que la gente hubo devenido mayoritariamente cristiana, entonces se hizo otra iglesia en el país, en Atlingabo38. Fue la primera en el tercio medio. Después se hizo una tercera en el país, en Farþaim, en el tercio más meridional. A partir de ellas se extendieron todas las iglesias de Gotlandia, puesto que la gente se hizo iglesias para mayor comodidad.

Fyr en Gutland toki steþilika viþr nekrum biskupi, þa quamu biskupar til Gutlanz, pilagrimar til helga lanz Ierusalem ok þeþan haim foru. Þan tima var vegr oystra um Ryzaland ok Grikland fara til Ierusalem. Þair vigþu fyrsti kirkiur ok kirkiugarþa, miþ byn þaira, sum giera litu kirkiur.

Antes de que Gotlandia se aliara permanentemente con algunos obispos, llegaron unos obispos a Gotlandia, peregrinos a la tierra santa de Jerusalén, y desde allí se dirigían a casa39. En aquel tiempo la ruta oriental40 pasaba por Rusia y Grecia hasta Jerusalén. Consagraron por primera vez iglesias y cementerios a petición de aquellos que hicieron construir las iglesias41.

Siþan en gutar vendus viþr kristindom, þa sentu þair sendibuþa til hoygsta biskups i
Leonkopungi, þy et hann var þaim nestr, so et miþ steddum ret quami hann til Gutlanz þan
reþskep giera miþ þaim forskielum, et biskupr vildi kuma af Leonkopungi þriþia huert ar til Gutlanz miþ tolf mannum sinum, sum hanum skuldin fylgia um land alt miþ bonda hestum, somangum ok ai flairum.

Después de que los gotlandeses se habituaran al cristianismo, enviaron emisarios al sumo obispo de Linkaupungr, pues era el que estaba más cerca de ellos, para que, mediante estatuto confirmado, viniera a Gotlandia a darles apoyo en estas condiciones: que el obispo vendría de Linkaupungr cada tres años a Gotlandia con doce hombres suyos, quienes tendrían que seguirle por todo el país con caballos de los granjeros, tantos que esos y no más.

So a biskupr um Gutland fara til kirkiu vigsla ok gingerþa sinna taka: þry borþ ok ai maira at kirkiu vigsl huerri, miþ þrim markum; at alteris vigsl att borþ, miþ tolf oyrum, en alteri ainsamt skal vigias; þa en baþi iru ovigþ, alteri ok kirkia saman, þa skulu baþi vigias firir þry borþ ok þriar markr penninga. Af presti andrum huerium a biskupr gingerþ taka, um tilquemda siþ, þry borþ ok ai maira. Af andrum huerium presti, sum ai gierþi gingerþ a þy ari, taki biskupr af huerium lausn, so sum kirkiur iru til skuraþar. Þair sum ai gingerþ gierþu at þy bragþi, þair skulu gingerþ giera, þegar biskupr kumbr atr at þriþia ari. En hinir aigu loysa, sum fyrra bragþi gingerþ gierþu.

Así que el obispo tiene que ir por Gotlandia para la consagración de iglesias y recaudar sus pagos en especie: tres comidas y no más por cada consagración de una iglesia, junto con tres marcos; por la consagración de un altar una comida, junto con doce oyrar, si solamente se consagra el altar; mas si ambos no están consagrados, el altar y la iglesia juntos, entonces ambos deberían consagrarse por tres comidas y tres marcos en moneda. De uno de cada dos sacerdotes debe el obispo recaudar un pago en especie como impuesto de visita, tres comidas y no más. De cada uno de los demás sacerdotes que no realizaron el pago en especie ese año, recaude el obispo una multa de cada uno, tal y como está estipulado para las iglesias. Aquellos que no realizaron pago en especie en ese momento, deberán realizar un pago en especie cuando el obispo regrese al tercer año. Pero los demás tienen que pagar una multa, aquellos quienes en el momento anterior pagaron en especie.

Kunnu dailur varþa, sum biskupr a dyma, þaar skulu lendas i sama þriþiungi, þy et þair menn vita mest af sannundum, sum þar nest boa. Varþr ai þar þaun daila lent, þa skal han skiautas til aldra manna samtalan ok ai af þriþiungi i annan. Kunnu hetningar eþa dailumal varþa, sum biskupi til hoyra at retta, þa a hier biþa biskups quemdar ok ai yfir fara, utan þuang reki til ok mikil synd sei, et ai ma proastr loysa. Þa skal yfir fara millan Valborga messur ok helguna messur, en ai þar eptir um vintrtima til Valborga messur. Biskups sak i Gutlandi ir ai hoygri þan þriar markr.

Si se produjeran disputas que el obispo tiene que juzgar, éstas serán resueltas en el mismo tercio, puesto que conoce mejor la verdad la gente que vive más cerca de ello. Si allí no se resuelve la disputa, entonces ésta deberá ser remitida a la consideración de otra gente y no de un tercio a otro. Si se produjeran hostilidades o conflictos que pertenecen al obispo juzgar, entonces aquí hay que esperar la llegada del obispo y no viajar (a la península), a no ser que la necesidad fuerce a ello y sea un pecado tan grande que el deán del pueblo no pueda absolverlo. Entonces se viajará (a la península) entre la festividad de Walpurgis y la festividad de Todos los Santos, mas no a partir de ahí durante el invierno hasta la festividad de Walpurgis. La sanción del obispo en Gotlandia no será superior a tres marcos.

 

Siþan gutar toku sir biskup ok presti ok viþr fulkumnum kristindomi, þa toku þair ok viþr at fylgia suia kunungi i herferþ miþ siau snekkium ufan a haiþin land, ok ai ufan kristin. So þau, et kunungr a biauþa gutum laiþing eptir vittr ok manaþar frest firir liþstemnu dag, ok þau skal liþstemnu dagr vara firir missumar ok ai siþar. Þa ir laglika buþit, ok ai ellar. Þa hafa gutar val um at fara, en þair vilia, miþ sinum snekkium ok atta vikna vist, en ai maira. Þa en gutar efla ai fylgia, þa gialdin fiauratigi marka penninga firir hueria snekkiu, ok þau at andru ari ok ai at þy sama ari, sum buþit var. Þet haitir laiþingslami.

Bajo qué condiciones se acometieron las expediciones bélicas en esa época.

Después de que los gotlandeses aceptasen obispo y sacerdote, así como un perfecto cristianismo, también aceptaron seguir al rey de los suecos en sus expediciones militares con siete snekkiur45 contra las tierras paganas y no contra las cristianas. Es así, sin embargo, que el rey tiene que convocar a los gotlandeses para la leva46 después del invierno y darles un plazo de un mes antes del día de la movilización y, además, el día de la movilización habrá de ser antes de mitad del verano y no más tarde. Entonces es una convocatoria legal, y no en otro caso. Entonces tienen los gotlandeses la posibilidad de viajar, si quieren, con sus snekkiur y una provisión de ocho semanas, pero no más. Pero si los gotlandeses no pueden tomar parte, entonces pagarán cuarenta marcos en moneda por cada snekkia, y esto, sin embargo, al otro año y no en el mismo año que se convocó. A eso se le llama impuesto de leva.

I þaim manaþi, þa skal aina viku buþkafli um fara ok þing nemnas. Þa en mannum sembr et laiþingr skal ut ganga, þa skal siþan halfan manaþ til ferþar boas. En siþan siau netr firir liþstemnu skulu laiþings menn garlakir vara ok byriar biþa. Þa en so kann varþa, et ai kumbr byr i þairi viku, þa skulu þair enn biþa siau netr eptir liþstemnu dag. Þa en ai kumbr byr i þairi frest, þa aigu þair haim fara at saklausu, miþ þy et ai gatu þair roandi yfir haf farit utan siglandi. Kuma laiþings buþ i minnum frestum þan manaþar, þa a ai fara utan haima sitia at saklausu.

En ese mes, se pasará durante una semana un bastón de convocatoria  y se anunciará una asamblea. Cuando la gente acuerde que la expedición salga, entonces se prepararán posteriormente durante medio mes para la expedición. Mas luego, siete noches antes de la movilización, los hombres reclutados deberán estar preparados y esperar viento favorable. Pero puede ocurrir que no llegue viento favorable durante esa semana. Entonces deberán esperar siete noches después del día de la movilización. Pero si no llega viento favorable en ese plazo, entonces tienen derecho a irse a casa sin sanción, ya que no pueden atravesar el mar remando sin navegar a vela. Si llega la orden de reclutamiento en un plazo menor que un mes, no han de irse sino que tienen derecho a quedarse en casa sin sanción.

Ir so et kunungr vil ai troa, et buþ quamin olaglika eþa byr hindraþi at retum frestum, þa aigu sendimenn kunungs, sum skatt taka a þy þingi, sum nest ir eptir Sankti Petrs messu, taka tolf nemdamanna aiþ, sum sendimenn kunungs nemna vilia, et þair miþ laglikum forfallum haima satin.

Si es así que el rey no quiere creer que la convocatoria llegó ilegalmente o que el viento les supuso un obstáculo en los plazos debidos, entonces los mensajeros del rey, que recaudan los impuestos en aquella asamblea que está más próxima a la festividad de San Pedro, tienen que tomar el juramento a doce hombres de una comisión que los mensajeros del rey quieran escoger, de que por motivos legales se quedaron en casa.

Engin giefs nemda aiþr i Gutlandi utan kunungs aiþr. Kann so illa at bieras, et krunaþrkunungr varþr miþ nequaru valdi bort rekinn af sinu riki, þa aigu ai gutar skatt ut giefa utan haldihanum um þry ar. Ok þau aigu þair e huert ar skatt saman giera ok liggia lata, en þa ut giefa, þaen þry ar iru ut gangin, þaim sum þa raþr Suiariki.

No se dará ningún juramento por encargo en Gotlandia aparte del juramento del rey. Si sucediera por desgracia que un rey coronado es, por alguna fuerza, expulsado de su reino, entonces los gotlandeses tienen derecho a no entregar su impuesto, sino a retenerlo durante tres años. Y, sin embargo, tienen que continuar recaudando el impuesto juntos cada año y dejarlo guardado y entonces entregarlo cuando hayan transcurrido tres años a quien entonces gobierne Suecia.

Lykt bref miþ kunungs insigli skal at allum kunungs ret sendas, ok ai ypit.

Se enviará una carta cerrada con el sello del rey concerniente a todo el derecho real, y no una abierta.

Introducción, traducción y notas
MARIANO GONZÁLEZ CAMPO
mariano.gon@terra.es
© Mariano González Campo 2003
Universidad de Murcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *