RESOLUCIONES ADOPTADAS EN EL ALÞING DE INVIERNO 2016

cuervos

  • Puesta en común de los acontecimientos recientes en el Odinismo español:

◦              Desaparición de la AFA en España. Se pusieron en común las informaciones que cada miembro asistente quiso aportar, así como las distintas opiniones de quienes quisieron compartirlas con el resto de la Asamblea.

◦              Proclamación oficial de la postura Tribalista del COE. Ante la necesidad de adoptar una postura oficial consensuada sobre la línea del Odinismo que defiende nuestra organización, se votó por unanimidad la adopción oficial de la postura Tribalista, quedando ésta definida del siguiente modo: la Comunidad Odinista de España- Ásatrú respeta y admite en su seno a cualquier persona que, habiendo abonado su cuota de miembro, practique y/o adopte los usos y costumbres de nuestra Comunidad, cumpliendo con el debido respeto a nuestros dioses y diosas, ancestros y espíritus afines, así como con nuestro código ético sintetizado en las Nueve Nobles Virtudes: Coraje, Verdad, Honor, Fidelidad, Disciplina, Hospitalidad, Laboriosidad, Confianza y Perseverancia, sin importar su nacionalidad, etnia o condición social o sexual.

◦              Situación del proceso de Notorio Arraigo. Se informó a la Asamblea de los progresos que nuestra Confesión ha realizado a este respecto. El Alsherjargóði Ernesto García insistió en remarcar la ingente aportación económica realizada de modo altruista por Juan Carlos Vázquez, que ha superado cualquier otra donación realizada hasta la fecha: por ello, se planteó llevar a cabo algún tipo de ceremonia u homenaje en el Templo de Gaut. Con respecto al asunto del Notorio Arraigo, y debido a que se desarrolla al ritmo que imponen los plazos y procedimientos legales, se decidió conceder mayor atención a otros asuntos relacionados con nuestra Confesión.

  • Cuestiones organizativas:

◦              Elaboración de un censo de la membresía. A fin de poder prestar un mejor servicio a nuestros miembros, así como poder regularizar de forma integral a la membresía, Manu Garzón propuso la elaboración de un censo que permita trabajar con datos reales y fiables. Se decide por unanimidad que se realizará una vez haya sido renovada la Junta Directiva.

◦              Cuestión de los carnets de socio y números de afiliación; propuesta de creación de una plantilla en formato electrónico y físico para el manejo de datos. Esta propuesta se halla unida a la anterior, por lo que se decidió darle la misma salida.

◦              Propuesta de formación de un Consejo (miembro de la Orden Sacerdotal, miembro de la Guardia de Gaut y representante de los fieles) para resolver las cuestiones cotidianas. La propuesta, formulada por Daniel Bernaldo, responde a la queja de la nula capacidad y actividad de la actual Junta Directiva, con lo que se supedita a la renovación de la misma.

◦              Revisión de los cargos de Delegado y Subdelegado, así como el de Tesorero; actualizar y reafirmar si procede. Se consensuó la figura de las Delegaciones del siguiente modo: se entiende por Delegación la unión de todos los miembros de la Comunidad Odinista de España – Ásatrú que vivan en una misma comunidad autónoma, y cuyas actividades oficiales son coordinadas por un Delegado, que se encargará de hacer llegar las informaciones oficiales a los miembros de la Confesión que residan en su Delegación (comunidad autónoma); a fin de ayudarlo en su tarea, el Delegado tiene la potestad de nombrar un subdelegado por cada provincia de su Delegación. De igual modo, puede también destituir al citado subdelegado, quien, en caso de no aceptar su destitución, puede pedir la revisión de su caso a la Junta Directiva que, en caso de considerarlo lícito, convocará un Alþing extraordinario para juzgar el caso. Los Delegados serán nombrados por la propia Junta Directiva y destituidos, si procediese, por la misma. Con respecto a la figura del Tesorero, y habida cuenta de que uno de los puntos del orden del día contemplaba la renovación de la Junta Directiva, se decidió que quedaría resuelto entonces.

◦              La cuestión de las Delegaciones en América. Se decidió por unanimidad la siguiente resolución: quedan anuladas, desde este momento, todas las Delegaciones de la Comunidad Odinista de España – Ásatrú de América, destituyendo así a todos los Delegados de los territorios americanos y retirándoles el derecho del uso de nuestras siglas, nuestros logotipos y nuestros símbolos de identidad. COE no responderá, pues, de las declaraciones o comunicados que emitan las ya extintas Delegaciones. Se garantiza, naturalmente, la cobertura a todos nuestros miembros de pleno derecho que se mantengan al día en sus obligaciones de pago de cuota anual y que residan en los citados territorios. En lo que respecta nuestras Delegaciones en otros puntos del mundo, se mantienen provisionalmente las Delegaciones de COE-Portugal y COE-Inglaterra, cuya continuidad se decidirá en el próximo Alþing.

◦              Renovación de la Junta Directiva Nacional y atribuciones respecto al Ministerio de Justicia. Todos los cargos se aprobaron por unanimidad. El organigrama quedó del modo siguiente:

  • PRESIDENTE: Ernesto García
  • VICEPRESIDENTE: Manu Garzón
  • SECRETARIO: Daniel Bernaldo
  • TESORERO: Nacho March

Inmediatamente después de la votación, la renovada Junta Directiva Nacional aprueba la primera medida en relación con la membresía y atendiendo a la necesidad de estrechar el control sobre las cuentas y nuestros miembros: se decide que, para el año 2017, el período de pago de la cuota anual dará comienzo el 1 de enero y finalizará el 30 de abril del mismo año, considerando así como miembros de pleno derecho exclusivamente a aquellas personas que abonen su cuota dentro del plazo estipulado. De este modo, podrá presentarse un balance de cuentas fidedigno y un censo preciso en el próximo Alþing ordinario, que será convocado por el Presidente cuando lo estime conveniente.

  • Cuestiones generales:

◦              La cuestión del alcohol en las festividades. A fín de normalizar las celebraciones y dotarlas del debido sentido religioso, se regula su ingesta, tratándo de reducir su consumo lo máximo posible. Nuestras celebraciones NO son botellones. La Guardia de Gaut se encargará de hacer cumplir este punto.

◦            Ya que ésa es precisamente una de sus cometidos de cara al resto de la Comunidad Odinista de España-Ásatrú. Asimismo, se decidió comunicar públicamente que, si bien no es la intención de nuestra comunidad el coartar la libertad individual de los asistentes a sus eventos, sí que se exigirá a los mismos el grado de educación y decoro mínimos en tales ocasiones, concediendo a la Guardia de Gaut la potestad para actuar en consecuencia, pudiendo negar la participación de aquellos individuos que no observasen el debido respeto, o incluso expulsar a elementos abiertamente hostiles.

◦              Definición de atribuciones y obligaciones de los miembros de la Guardia de Gaut con respecto al resto de la Confesión. De cara a clarificar todos los elementos que componen la Comunidad Odinista de España-Ásatrú, Manu Garzón propuso explicar de modo oficial la utilidad de la Guardia de Gaut. Varios miembros de la misma se ofrecieron a aclarar las dudas que diversas personas habían expresado a nivel oficial. Así pues, la síntesis de lo expuesto queda del siguiente modo: la Guardia de Gaut es una hermandad autónoma en su funcionamiento pero dependiente de la Confesión, cuya principal finalidad es la de ofrecer protección al Templo de Gaut y a los asistentes a eventos y ceremonias oficiales de la Comunidad Odinista de España- Ásatrú, fomentando igualmente las tradiciones guerreras y las artes de combate tradicionales de nuestras tribus, siendo su representante ante la Junta Directiva Nacional el individuo de mayor rango dentro de la citada hermandad, denominado Hersir, cargo que actualmente ostenta Juan Carlos Vázquez.

  • Actividades oficiales:

◦              Confirmación de la visita a la exposición “VIKINGOS: Guerreros del Norte, gigantes del mar”, en el MARQ (Museo Arqueológico de Alicante), que ya fue aprobada en el anterior Alþing. El punto fue propuesto por Jack, quien a su vez propuso la actividad en el anterior Alþing, pero a quien le fue imposible asistir a éste. Tras estudiar la Asamblea lo propuesto, se llegó a la conclusión de que el promotor de la actividad y encargado de la misma no había ofrecido aún ninguna planificación logística, necesaria para poder llevar a cabo la actividad, como una relación de puntos de hospedaje y sus tarifas, así como restaurantes, etc., de forma que se pudiera ofrecer un precio fijo y cerrado a los interesados. De este modo, y siempre que el encargado de coordinar la actividad ofrezca a la Junta Directiva la planificación de la misma, el Círculo Odinista de España-Ásatrú estará dispuesto a promocionar y apoyar la citada visita.

◦              Creación de un grupo estable para elaborar el boletín periódico de COE. La coordinadora de la actividad, Sofía Wuerich, expresó su queja formal ante la falta de compromiso que mostraban algunos de los implicados en esta actividad. Habiendo reconocido la Junta Directiva la importancia de promover el desarrollo del boletín, se deshizo el anterior equipo, manteniendo a su coordinadora, y dejando abierta la participación de cualquier miembro de pleno derecho que desee colaborar aportando ya sean textos (artículos de opinión, etc.) o arte (dibujos, pinturas, viñetas, etc.), y comprometiéndose la coordinadora a publicar el primer número en el momento en que hubiese suficiente material como para ofrecer un producto con una mínima garantía de calidad.

No habiendo ningún otro punto que tratar, el Presidente de la Comunidad Odinista de España- Ásatrú, Ernesto García, dio por finalizado el Alþing.

Odín contra el Estado. Recurso contencioso-administrativo de COE

El pasado mes de octubre, La Comunidad Odinista de España-Asatru acaba de presentar el primer recurso contencioso-administrativo que una entidad religiosa haya formalizado jurídicamente contra el estado por la declaración de Notorio Arraigo, y si tenemos en cuenta que la ley data de 1980, que en 36 años esto no haya ocurrido y pase ahora es altamente significativo.

Vamos a empezar a describir el proceso final, pues ha sido largo. Justamente a mitad de nuestra solicitud cambia la ley que regula el Notorio Arraigo y en la MEMORIA DEL ANÁLISIS DE IMPACTO NORMATIVO que realiza el ministerio nos dedican unas líneas que son imprescindibles para entender todo el proceso.

analisis-normativo-portada

analisis-normativo

     enlace:

Esto quiere decir que:

1.- El Real Decreto 593/2015, de 3 de julio, por el que se regula la declaración de notorio arraigo de las confesiones religiosas en España, todavía no se ha “perfeccionado” es decir, tiene aspectos de la misma que no son válidos para todas las circunstancias, a través de su disposición transitoria.

2.- Que la solicitud de Notorio Arraigo, de la Comunidad Odinista de España-Asatru, se rige por la antigua legislación.

¿Pero qué cambios normativos ha traído este decreto-ley? ¿Es beneficioso para la libertad religiosa? ¿O se trata de una verdadera losa donde queda enterrada la libertad religiosa en España?

La ley mordaza contra la libertad religiosa

Tras hacerse públicas la nueva normativa y las modificaciones legales en materia de Libertad Religiosa aprobadas en Consejo de Ministros de 3 de Julio de 2015, en concreto sobre la modificación de Inscripción y trámites del Registro de Entidades Religiosas y la regulación para el reconocimiento del Notorio Arraigo, y ante el comunicado ofrecido por la autodenominada “Plataforma Pagana” nos vemos en la obligación de hacer las siguientes puntualizaciones:

Estimamos que la regulación que se hace de la declaración de Notorio Arraigo, es injusta, porque viene a institucionalizar la discriminación que de facto se produce en la actualidad, se establecen dos categorías para clasificar a las confesiones religiosas, unas las que están en posesión de la declaración de notorio arraigo y las que no. Si la anterior normativa constituía ya un principio jurídico indeterminado, con esta, se refuerza esa indeterminación, además de poner barreras infranqueables a fin de limitar la protección jurídica a las que todas las confesiones legales en España tenemos derecho.

Además con la actual se produce una nueva discriminación incluso entre las confesiones que tienen otorgado el Notorio Arraigo:

1.a) La iglesia católica, judíos, musulmanes, protestantes, mormones, Testigos de Jehová, ortodoxos y budistas. A éstos no les afecta la nueva ley ni toda la normativa que habla sobre su retirada si la confesión deja de cumplir las condiciones que tenían en el momento de su concesión. Puesto que la declaración de notorio arraigo les fue otorgada anteriormente a esta ley, están literalmente blindadas “ad aeternum”.

2.b) Quien a partir de ahora la obtengan.

Se produce una curiosa disyuntiva jurídica, al exigir a las entidades que lo pidan a partir de ahora, unos requisitos que más de la mitad de las confesiones que actualmente disfrutan de la figura de Notorio Arraigo no podrían cumplirlo de tener que solicitarlo de nuevo y aplicar las condiciones que exige la nueva normativa. Así mismo a los actuales poseedores de Notorio Arraigo tampoco les afecta la normativa sobre la pérdida de dicha condición. Se aduce que los nuevos requisitos para su obtención reducen la discrecionalidad que la administración tiene a la hora de otorgarlo y son ahora medibles y evaluables y que por ello ofrecen más seguridad jurídica: ESO ES TOTALMENTE FALSO. Estos son los nuevos requisitos:

1.a) Llevar inscritas en el Registro de Entidades Religiosas TREINTA AÑOS, salvo que la entidad acredite un reconocimiento en el extranjero de, al menos, SESENTA AÑOS de antigüedad y lleve inscrita en el citado registro durante un periodo de QUINCE AÑOS.

Su único objetivo, el retrasar indiscriminadamente la aceptación a las nuevas entidades inscritas en los últimos años. Atenta de hecho, contra el principio universal de irretroactividad jurisdiccional, tanto en cuanto, el registro de entidades religiosas siempre ha sido libre y opcional. La libertad religiosa está proclamada en la constitución, el registro es solamente accesorio. No se puede volver en el tiempo para cumplir este requisito. Es injusto en sí mismo.

1.b) Acreditar su presencia en, al menos, diez Comunidades Autónomas y/o Ciudades de Ceuta y Melilla.

2.c) Tener 100 inscripciones o anotaciones en el Registro de Entidades Religiosas, entre entidades con identidad jurídica propia y lugares de culto, o un número inferior cuando se trate de entidades o lugares de culto de especial relevancia por su actividad y número de miembros.

¿Cómo se puede pedir un requisito que más de la mitad de las confesiones que tienen concedido en notorio arraigo no pueden cumplir? Pero este punto en su segundo párrafo establece que “…o un número inferior cuando se trate de entidades o lugares de culto de especial relevancia por su actividad y número de miembros” Quien establece el concepto de “especial relevancia” es la administración y con total discrecionalidad. ¿Cómo podemos demostrar que nuestros lugares de culto son de especial relevancia? ¿De cuántos miembros estamos hablando? ¿Qué tipo de actividad?

  1. d) Contar con una estructura y representación adecuada y suficiente para su organización a los efectos de la declaración de Notorio Arraigo.

Aquí, la administración consolida su discrecionalidad, al establecer unos requisitos incuantificables. Se entra a valorar la organización interna de las confesiones religiosas, algo inconstitucional pues va directamente contra Artículo 6 de la ley orgánica 7/1980, de 5 de julio, de libertad religiosa:

  1. Las Iglesias, Confesiones y Comunidades religiosas inscritas tendrán plena autonomía y podrán establecer sus propias normas de organización, régimen interno y régimen de su personal. En dichas normas, así como en las que regulen las instituciones creadas por aquéllas para la realización de sus fines, podrán incluir cláusulas de salvaguarda de su identidad religiosa y carácter propio, así como del debido respeto a sus creencias, sin perjuicio del respeto de los derechos y libertades reconocidos por la Constitución, y en especial de los de libertad, igualdad y no discriminación.

Sin duda, es una poderosa herramienta para denegar sistemáticamente el notorio arraigo por parte de la administración a cualquier confesión religiosa, al no requerir la ley valores concretos para cumplir este punto.

  1. e) Acreditar su presencia y participación activa en la sociedad española

No se piden requisitos cuantificables, por lo que la administración tiene otra herramienta para denegar arbitrariamente el notorio arraigo a quien le parezca oportuno. Los tiempo cambian, las redes sociales arden literalmente con la presencia del paganismo y neopaganismo ¿Esto valdría? Este punto es inaceptable, por la imposibilidad de su evaluación. No se expresan criterios nítidos, definidos y no sujetos a la arbitrariedad de la administración.

Se ha intentado blindar y cerrar a cal y canto la entrada a más confesiones de las que actualmente están repartiéndose el pastel. Todas esas confesiones, excepto los budistas (suponemos que para dar una nota de ‘color’ y evitar comentarios negativos) son religiones abrahámicas, no hay ni una sola de ellas politeísta, ni una sola que podamos decir que es una confesión de raíces europeas, algo nuestro, de fundamento propio. Es obvio e incluso natural que ese pastel también incluya partidas económicas, y quizás sea una prioridad para algunos de ellos, pero no para COE.

Así vemos el nuevo marco legal, una herramienta para evitar que el paganismo alcance una estatus de igualdad respecto al resto de las confesiones establecidas en España. Pero eso solo es “parte del problema”, que a COE no afecta. Que sepamos, nadie, ninguna confesión religiosa ha presentado solicitud de Notorio Arraigo en España, ni siquiera la comunidad Bahá’i de España, que tan desinteresadamente, desistió de su petición tras amable charla de los funcionarios ministeriales del ministerio de justicia. Parece que un nuevo telón de acero ha caído sobre la libertad religiosa, dividiendo a los dos grupos existentes, los de notorio arraigo, con todos los derechos religiosos y el resto fuera del sistema.

Bien, no es la primera vez que solicitamos la declaración de Notorio Arraigo, el 30 de abril de 2010, nuestra confesión la presenta por primera vez, el 6 de abril de 2011 la Comisión asesora de libertad religiosa en pleno deniega nuestra solicitud. Hay señalar la absoluta falta de estilo y cortesía por parte del ministerio que ni siquiera se dignó en respondernos. Ante su falta de respuesta, interpusimos un recurso contencioso-administrativo.

A partir de este recurso, se mantuvieron conversaciones entre nuestra confesión y el ministerio de justicia. Se nos pidió que en aras de nuestra “buena voluntad” desistiésemos del recurso, que a bien seguro conseguiríamos avances en nuestras peticiones a ministerio.

La Comunidad Odinista de España-Asatru, has sido la punta de lanza de la consolidación del paganismo de España. Fue la primera confesión religiosa pagana en 1600 años en ser reconocida en España. Desde la destrucción del paganismo legal en España en el siglo IV, nunca había existido una entidad jurídica que representara a los cultos nativos indoeuropeos en España. COE fuimos los primeros. Y detrás de nosotros llegó el resto, hasta el cambio de la ley… Nos alegra haber contribuido de esta forma al restablecimiento de los cultos paganos en España.

Después, creamos una Federación religiosa, asociados con la sociedad antigua de Kelt, en lo que devino a ser el primer intento serio del paganismo en España, por la normalización religiosa del paganismo.

Entre sus estatutos se señalaba cual era la finalidad de la federación:                                     La Federación de Antiguas Religiones Hispánicas, en adelante FARH.

La Federación de las Antiguas Religiones Hispánicas, se ha creado para representar a las entidades religiosas paganas españolas ante el Reino de España, con la finalidad de obtener la declaración de religión de notorio arraigo para poder ejercer plenamente los derechos legales que como religión le corresponden, y ejercer ante el Reino de España la representación y responsabilidades que de dicha declaración pudieran derivarse. A tal efecto esta Federación se inscribe en el Registro de Entidades Religiosas a fin de tener personalidad jurídica propia, con el Nº 1773-SG/D, con lo dispuesto en el artículo 3º y 5º del Real Decreto 142/1981 del 9 de enero, sobre Organización y funcionamiento del citado registro.

Pertenencia a la FARH: 

1.- Estar debidamente registradas en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia del Reino de España.
2.- Practicar los ritos de alguna de las Antiguas Religiones Hispánicas Paganas.
3.- Rechazar de forma total y plena a todo tipo de acto Violento, discriminatorio o delictivo.
4.- Ser avalada por al menos dos entidades religiosas ya federadas. 

Facultades del Secretario General. 

1.- La Plena representación legal de la Federación.
2.- Velar por el cabal cumplimiento del fin de la Entidad.
3.- Representará legalmente a la Entidad en la celebración de cuantos actos jurídicos y contratos se deriven de los acuerdos del Asamblea General, salvo que en el momento de adoptarse el acuerdo se hubiera delegado la representación en algún miembro en particular.
4.- También, previo acuerdo de la Junta Directiva, representará a la Entidad en cuantos litigios, cuestiones y asuntos administrativos, gubernativos, judiciales y extrajudiciales, resulte interesada la Entidad como demandante o demandada, o por cualquier otro título, hallándose facultado para otorgar poderes a abogados y procuradores para que representen a la Entidad ante toda clase de autoridades u órganos jurisdiccionales.

Francisco Díez de Velasco, Investigador, catedrático y máxima autoridad en España sobre religiones comparadas, señala la creación de esta federación como un hito:

diez-de-velasco

A mediados de 2012, para volver a dar impulso a nuestras peticiones de normalización, creamos junto a la entidad “Wicca celtíbera” la PLATAFORMA PAGANA, con la que se realizó la primera manifestación religiosa ante el ministerio de justicia de cualquier entidad religiosa antes habida.

slide1

Así seguimos un largo camino hasta llegar hasta el 8 de enero de 2015, que fue cuando presentamos nuestra solicitud.

Dicha solicitud fue denegada por la COMISIÓN ASESORA DE LIBERTAD RELIGIOSA el 15 de marzo de 2015. Votaron en contra de reconocer como Notorio Arraigo al paganismo en España, las siguientes confesiones religiosas:

Silverio Nieto Núñez, por la iglesia Católica.
Dª Lourdes Ruano Espina, por la Iglesia Católica.
Mariano Blázquez Burgo, por la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España.
Dª Silvia Grau Beltrán por la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España.
Isaac Querub Caro, por la Federación de Comunidades Israelitas dé España.
Riay Tatary Bakry, por la Comisión Islámica de España.
Móuriir Benjelloun Andalóussi Azhari, por la Comisión Islámica de España.
Faustino López Requena, por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
Luis Morente Leal, por la Federación de Comunidades. Budistas de España
Teofil Moldovan, por la Iglesia Ortodoxa.

De todas las entidades listadas, ninguna puede atestiguar una presencia anterior a la nuestra, la religión indoeuropea en la península Ibérica. El cristianismo junto con todas sus sectas, son relativamente jóvenes, tan solo la judía se remonta a nuestra edad fundacional, pero la datación de las primeras comunidades judías en España varía según los autores entre los siglos II a. C. y VI d. C. De los budistas en España, mejor ni lo comentamos ¿Siglo XIX?

Esto ha servido para conocer de primera mano cómo se comportan las “grandes religiones” establecidas en España, respecto a la diversidad religiosa. Se demuestra que lo del “Diálogo interreligioso” es una milonga y que en realidad lo que les importa es el poder. Poder con el estado. Nada más. Pero es lo que hay y mejor conocerlo de primera mano, que andar embelesados con conceptos que todas las religiones son hermanas, etc… paz y amor…En fín, a todos los firmantes les damos las gracias por su trabajo.

Por tanto, si queremos obtener nuestros derechos, los tendremos que arrancar con nuestras propias manos, seamos conscientes:

El paganismo es combatido con odio por las tres religiones abrahámicas: Judaísmo, Cristianismo e Islam y dentro de su teología luchan activamente contra “el culto a los ídolos” y así lo han demostrado.

Así es que centrémonos en nosotros mismos, olvidemos el diálogo interreligioso, olvidémonos del resto de las religiones y trabajemos activamente por el paganismo, cada uno dentro de su propio camino, que nosotros haremos lo propio con la nuestra, con el Odinismo-Asatru.

Y ya dentro de materia, como decíamos, el 31 de octubre, presentamos ante la AUDIENCIA NACIONAL el recurso previo contencioso-administrativo contra el ministerio de justicia.

1_oficio-e-indice 1_oficio-e-indice_pagina_1

Queremos señalar que estamos ante el INICIO de nuestras actuaciones, quedan por delante de nosotros muchos órganos jurisdiccionales: Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional, Tribunal de la Unión Europea…Hoy como hace 1500 años los enemigos del paganismo tienen fuerza, pero nosotros no nos acobardamos porque además de ser una obligación, es una manera de demostrar nuestro culto a los Dioses. Esperamos que el sentido común se imponga y dentro de poco os notifiquemos la buena noticia, mientras, ya sabes que estamos en la lucha, dentro del combate, que es inherente a nuestra alma germánica.

No nos rendiremos jamás.

¡Odín vive dentro de nosotros!

 

Manifiesto por un Odinismo moderno

foto-ampliada-842-1e¿Cuáles son las características religiosas en el odinismo actual? Hay posturas que tienen un carácter más laico y profano, que por su oposición a cualquier referencia teológica, no reconoce la importancia de lo sagrado, que tanto papel juega en posturas semejantes a la suya. No obstante, en las otras manifestaciones del odinismo se asume con normalidad su carácter religioso y la fuerza de lo sagrado, que todo lo envuelve y lo penetra. Asimismo todas las posturas que se distancian del cristianismo se alimentan también de la fuerza de lo sagrado.

Además de este carácter religioso, hay algunos rasgos que nos permiten acercarnos a una más adecuada comprensión del odinismo.

  1. Es la religión de la Naturaleza. La Naturaleza es concebida como un organismo vivo, que se basta a sí mismo y que en este sentido es «eterno». Por tanto se excluye la idea de creación, que supone a un Dios (personal) que contrapone al mundo, a la Naturaleza. La única divinidad tangible es la fuerza y la energía de la Naturaleza que percibimos a través de los Dioses Ases, una concepción indoeuropea celeste, que se complementa y tienen su contrapunto a través de las divinidades Vánicas.

Queda excluida también la concepción propia de la mentalidad científico-tecnológica que ha desencantado o desacralizado el cosmos. La Naturaleza está dominada por espíritus y fuerzas que son las que animan y unen en un único cuerpo a todo lo que existe. Eso es lo divino y lo sagrado:

-Algo que no podemos dominar ni controlar y que por el contrario envuelve, penetra y alienta a cada uno de los seres. Lo sagrado natural no separa cielo y tierra, existencia mundana y vida ultraterrena.

-Si hubiera un Dios diferente, un Dios que fuera realmente otro respecto al mundo, establecería separaciones, escisiones, divisiones, y por ello divisiones antinaturales.

  1. Al igual que no hay creación, tampoco hay resurrección ni encarnación. La muerte no debe ser comprendida ni como acabamiento ni como aniquilación, pero tampoco como paso a un mundo que sea distinto del que ahora ya experimentamos. Se da una pervivencia o prolongación en la dinámica del mismo mundo, como partícula de la energía inagotable de la Naturaleza. En este sentido resulta comprensible (más aún, prácticamente inevitable) la idea de reencarnación: una prolongación que no exige la conservación de un yo personal:

Tras la muerte el hombre continúa existiendo, si bien cambiando de soporte energético, al modo como se puede mantener información en soportes de carácter virtual. También en este caso la energía (impersonal, en cualquiera de sus concepciones) queda sacralizada, impregnada de un calor y fundamento divino. Pero al menos (y esto es lo que se pretende) al hombre se le ofrece una respuesta que aporta sentido al hecho de su muerte.

  1. El odinismo es ante todo una celebración de la Vida. Es una manifestación del modo de entender la Naturaleza. Una y otra deben ser escritas con mayúscula porque es la realidad máxima y única, que designa la totalidad en un cuerpo común. Se puede hablar de inclusión cosmobiológica: cada uno de los seres está incluido en la totalidad, que es el cosmos en su dinamicidad interna. El odinista sabe que cada animal, cada planta, cada forma mineral, desarrolla a su modo la Vida. También el hombre. Por eso, todo hombre debe recordar las fuerzas que nos elevan y nos sostienen para venerarlas. La vida y la conciencia son los regalos que nos ofrece la Vida, y por eso a ella debemos dirigirle nuestro respeto y nuestro honor. Lo divino es el aliento y la atmósfera que hace posible que ese conjunto vital despliegue todas sus virtudes y potencialidades. Por eso la celebración odínica puede concebirse y plantearse como una auténtica danza cósmica en la que todos y cada uno de los seres son actores.

Esta pertenencia a la Vida es lo que permite salir de la propia soledad. Cada ser, sobre todo si es consciente, se siente separado, desgajado, dividido interiormente, en el caso de que no se descubra integrado en una plenitud que todos comparten y a la vez realizan. Si las plantas brotan y los frutos granan, el ser humano debe gozarse de que la misma Vida se manifieste en una variedad tan rica y abundante de formas y de figuras.

El odinismo se entiende como una religión «verde», es decir, preocupada por defender, mantener y conservar el equilibrio de la Vida de la naturaleza. En este sentido se opone a la explotación y abuso que la humanidad ha ejercido sobre la naturaleza y las diversas manifestaciones de la Vida. Esta actitud destructora e irresponsable se debe ciertamente a la técnica moderna, pero igualmente al cristianismo, que concibió la tierra como un objeto que le ha sido entregado para el dominio y el control. En el antropocentrismo propio de la tradición moderna y cristiana, el odinismo pone en el centro la Naturaleza/Vida porque es el único modo de respetar a todo lo que existe.

  1. Esta concepción queda abierta también a derivaciones de carácter histórico y político. La presencia del cristianismo en Europa contribuyó a debilitar las energías propias de los anteriores habitantes de Europa. La fe cristiana, en consecuencia, ha sido negativa para la identidad y la vitalidad del hombre europeo. Consiguientemente hay que dar origen a una política que promueva el retorno a los valores antiguos, estableciendo como paréntesis todos los siglos de cristianización.
  2. El yo humano debe ser considerado como naturaleza y vida. Hay que resituar por tanto al hombre en su lugar exacto, como parte de un universo del que recibe su energía y su fuerza. Sólo así podrá encontrar su armonía y su equilibrio. Esto no significa que el odinismo deba ser concebido como un materialismo. El hombre no es simple materia comprendida en su estructura química o física. El odinismo enseña que en su intimidad más profunda están escondidas una sabiduría y una memoria peculiares que deben ser despertadas y desplegadas como una armonía que le permite entrar en contacto profundo con todos los seres. Por eso vive del asombro y de la veneración hacia todas las cosas, que nunca utilizará como objeto de manipulación. Más materialista resulta, a los ojos del odinista, el modo de actuar de la sociedad de consumo. Y no menos materialista aparece el cristiano que reduce todo lo que existe (salvo los seres humanos y divinos) a mera cosa, materialmente considerada.

La sabiduría que ilumina al hombre proviene del fondo de la naturaleza y de la Vida. No hay por ello revelación, es decir, una palabra que proceda desde más allá de la Naturaleza y que le pueda comunicar desde fuera verdades que deba conocer o máximas de comportamiento que deba seguir. La única revelación posible es el desvelamiento de las dimensiones profundas de la naturaleza que se expresan a través de la intimidad del hombre y a través del resto de las cosas, cuyo lenguaje el hombre puede captar ya que se encuentran en una sintonía radical.

  1. Propia del odinista es la moral del respeto a la Naturaleza y a los otros. Respecto a los seres no humanos ya ha quedado suficientemente expresado: no puede ser destruida ninguna forma de vida, cada una de ellas debe ser favorecida y potenciada. Eliminada la voluntad de dominio y de control por parte del hombre, la Naturaleza podrá desplegar su Vida con libertad y espontaneidad, en la hermosa e inmensa pluralidad de manifestaciones.

Respecto a los seres humanos podríamos resumir en esta fórmula el criterio ético fundamental: haz lo que quieras mientras no perjudique a nadie. Se respetan de este modo las apetencias y deseos del hombre. Con ello se deja espacio para que también su espontaneidad y su libertad no queden coartadas. Pero ello no debe ser concebido de modo absoluto o aislado. Ello iría en contra de la «inclusión cosmobiológica». El otro también tiene sus derechos, su libertad, su espontaneidad. Pero en la Naturaleza ambos deben integrarse y encontrarse, ya que forman parte del mismo cuerpo global. Lo que no se debe admitir es ninguna norma o ley que proceda desde fuera o que reprima las tendencias naturales del hombre. De este modo se desarrolla una ética que procede de la Vida y sirve a la Vida.

  1. La sacralización de la naturaleza y la exclusión de un Dios transcendente y personal lleva consigo la proclamación del politeísmo. La fuerza vital de la naturaleza no puede expresarse en una única figura o en un único ser. Cada una de las energías de la Vida debe ser honrada, venerada y cultivada. Lo divino se manifiesta de modos múltiples y todos ellos deben ser acogidos con cordialidad y como oferta para el desarrollo mismo de la vida del hombre.

Esta concepción politeísta de la divinidad permite una mayor flexibilidad y creatividad. Lo divino no es algo cerrado o clausurado ni concentrado en un solo momento. Por eso a través de los siglos y de las circunstancias puede haber desvelamientos nuevos de la plenitud de la vida. La espontaneidad y la libertad quedan de este modo reconocidas a lo divino, que no puede ser controlado ni domesticado por ningún grupo especial de mediadores ni puede ser fijado en fórmulas doctrinales definitivas o inmutables.

A la vez esta perspectiva permite mantener la libertad y la espontaneidad de los hombres. Nuevas situaciones y circunstancias producen nuevas necesidades espirituales o vitales, pueden permitir el despliegue de nuevas tendencias y apetencias o una renovada vivencia de las dimensiones del ser humano. Si tales necesidades son auténticas, encontrarán sintonía y respuesta en la plenitud de la Vida, que continuará ofreciéndose a la aspiración humana. La religión y su modo de vivirla pueden por ello ir evolucionando y cambiando. La religiosidad no será anquilosamiento o encorsetamiento, sino cadencia y melodía de la Vida misma.

  1. El politeísmo así entendido garantiza la tolerancia, el respeto, la comunicación y el encuentro entre los hombres. Ningún odinista moderno afirmará que su camino es el único modo de revelación de la divinidad. Menos aún reclamará poseer el camino único de la salvación. No tenemos, como ya decíamos, necesidad de ser salvados. El hombre es inocente y encuentra su yo más íntimo en el ritmo mismo de la Vida. En base a esta convicción fundamental, el odinista admite que todas las divinidades son expresiones multifacéticas de un principio vital superior y concreciones provisionales de la misma Vida que vincula a todos los hombres y que hace posibles todas las religiones.

Contemplamos la frecuencia y normalidad con la que los exponentes de la posmodernidad defienden y propugnan el politeísmo. De valores y de Dioses. La modernidad era también monoteísta: todo debía ser sacrificado a la Razón, a la Ciencia, al Progreso. Con ello quedaban oprimidas y reprimidas otras necesidades humanas y otras dimensiones de la realidad. Esas dimensiones y necesidades deben ser consideradas como más sagradas que las grandes palabras y los grandes proyectos, que siempre son abstracciones. El politeísmo, que es más humano y más tolerante, se acomoda mejor a la experiencia vital del hombre contemporáneo. Ello es lo que el odinismo legitima y potencia.

  1. Desde la confianza y la sintonía con la Vida el odinismo puede presentarse como la religión del optimismo y de la esperanza. En la sintonía y la armonía con la vida se puede experimentar un cobijo y una seguridad que permiten mirar el futuro con serenidad.

Los hombres pueden, además, apoyarse sobre sí mismos, sobre el fondo de energía que brota desde su intimidad, para desplegar sus posibilidades y para satisfacer sus propias necesidades. No hay que esperar una salvación desde fuera. Desde su energía interior puede ir encontrando respuesta a sus preguntas y aspiraciones. El pagano es por eso radicalmente optimista, pues celebra la vida de la que ya está gozando y que se le ofrece con todos sus tesoros.

Con ello la responsabilidad experimenta notables desplazamientos. No se puede hablar de responsabilidad en cuanto estar frente a un Ser superior que llama e interpela. Por supuesto, tampoco se puede hablar de una ley que pueda desatar la experiencia de culpa, menos aún de un pecado original. La responsabilidad no puede consistir más que en la fidelidad a la tierra y a los Dioses celestes, éste es uno de los puntos centrales de la confrontación con el cristianismo. Hay, por otro lado, en este optimismo primigenio y espontáneo una objeción que no puede ser disimulada ya desde este momento: la vida que se ofrece generosamente al hombre es a la vez profundamente cruel e inmisericorde. ¿Cómo mantener esa confianza en medio de la crueldad de la Vida?:

Esa es la clave que nos hace movernos a lo largo de la vida, caminando como lo haría un sonámbulo sobre el filo de la navaja, porque sentimos y amamos a nuestros Dioses, a la Naturaleza y a la vida misma y sabemos que la muerte no es sino la sombra de la luz, dos partes inseparables de una misma realidad.

Bibliografía Asatru

Ya en la breve introducción a su versión de los Textos mitológicos de las Eddas (Madrid, Editora Nacional, 1983), Enrique Bernárdez daba una sucinta y precisa información sobre los relatos y los personajes fundamentales de esta gran tradición mitológica que ahora, veinte años después, vuelve a explicar con un enfoque sistemático y de una forma completa. Pero me resulta agradable recordar mi lectura de aquella tan atractiva traducción pionera en nuestra lengua. Luego se han publicado otras versiones de esos textos míticos, como, por ejemplo, las de Luis Lerate de la Edda mayor y la Edda menor, la de Santiago Ibáñez de la Ynglingasaga y los Gesta Danorum de Saxo Gramático, y alguna otra saga por el propio Bernárdez. En fin, que si hace veinte años el profesor Bernárdez demostraba su dominio de los textos originales y de los temas de esa mitología, junto a una admirable precisión en la presentación crítica de los mismos, ahora se ha lanzado a esta excelente síntesis de la materia.

Como él nos advierte –tanto en el añejo prólogo como en la introducción del libro más reciente–, es conveniente tomar nota desde un comienzo de cómo toda esta compleja tradición mítica, nórdica o germánica, se nos ha transmitido a través de redacciones y relecturas tardías, en textos escritos ya en época cristiana. En su actual formato literario, las sagas de dioses y héroes se redactaron entre los siglos X XII, y tanto el erudito islandés Snorri Sturluson como el docto historiador danés Saxo Gramático escriben en la primera mitad del siglo XIII. Por lo tanto, atender a cómo se han ido configurando las noticias sobre esta mitología, en tan tardía tradición literaria, es esencial para comprender los alcances de este intrincado corpus mitológico. Esta tradición mítica y literaria se diferencia mucho, pues, de la del repertorio del mundo clásico. Aunque el panteón germano tenga con el grecolatino un parentesco básico, por el origen indoeuropeo de sus dioses, está muy alejado de éste por sus temas y sus tonos.

La perspectiva histórica de Bernárdez parte de un análisis de las creencias y ritos de los germanos desde la época más antigua, de los datos arqueológicos y de Tácito, y avanza hasta los relatos de las sagas y de las Eddas. Y va dibujando el progresivo desarrollo de la mitología, con ayuda de los datos arqueológicos y los textos, distinguiendo bien sus etapas y precisando de dónde provienen los testimonios que nos informan en cada momento.

Este enfoque amplio –que abarca consideraciones sobre ritos y rasgos de la sociedad germánica– ocupa la primera parte del libro, que muy bien podría haberse titulado Religión y mitología de los germanos. Comienza por darnos una visión general de la sociedad germánica y sus usos, con muy buen criterio y claridad didáctica; de los usos guerreros, de la magia, de las creencias y ritos sobre la muerte, y de las primitivas diosas madres, como las Matronae, bien atestiguadas en antiguas inscripciones, y de los variados seres sobrenaturales (etones, tuergos, elfos) trata en los primeros capítulos, para luego identificar y definir las figuras míticas de los grandes dioses nórdicos. Cuenta, pues, la división clásica entre las familias de Ases y Vanes, y, tras comenzar por las diosas Frigga y Freya, cuenta las historias de Wodanaz, Odín, Thor, Loki, Balder, etc. El buen conocimiento de los textos, citados y traducidos con destacada precisión filológica, se une a una fina cautela crítica en la exposición de estos fascinantes relatos. Bernárdez es un experto y ameno guía en el laberinto, que se dirige de cuando en cuando al lector para advertirle que los usos religiosos germanos son raros (aunque tienen sus paralelismos en nuestras propias liturgias), indicar la pronunciación correcta de los nombres y precisar aquí y allá las fuentes de cada relato. Esboza muy críticamente el latente trasfondo indoeuropeo de esta mitología, recordando puntualmente los estudios de Dumézil, y rastreando ciertas variaciones en el panteón nórdico, como el ascenso del sabio Odín, mago y viajero, y la marginación de dioses antiguos, como Tyr/Tiwaz. Concluye, como era de esperar, con la narración del agónico y fatal ocaso de los dioses en el Ragnarök, y sus resonancias trágicas. Todo ello está contado con una notable claridad, sin ninguna retórica pedante, y con muy buen ritmo narrativo.

Echábamos en falta un libro como éste, tan bien informado y completo. No teníamos, pienso, en español ninguna introducción completa, tan ordenada y bien documentada, sobre este espléndido corpus mítico. Vale para los relatos míticos y para la religión de los germanos, y todo su trasfondo social, por sus tonos antropológicos e históricos. Existía algún manual traducido hace mucho, como el de Eugen Mogk, Mitología nórdica (Labor, 1932, reed. 1953, trad. de Eustaquio Echauri), que pienso que aún merecería citarse, por lo preciso, ameno y bien ordenado, aunque seguramente resulta inencontrable en librerías. Pero Los mitos germánicos que comentamos significa una buena aportación crítica, muy bien actualizada en todos los aspectos, con su bibliografía muy cuidada y bien utilizada. Quienes admiramos los hondos enfoques de Dumézil apreciamos la atención crítica con que aquí se recogen sus ideas acerca de la estructura trifuncional indoeuropea y sus ecos mitológicos en el ámbito germánico.

Desde su enfoque inicial, El destino de los dioses diverge del adoptado en el libro anterior, aunque versa, desde luego, sobre el mismo repertorio mítico. No pretende, por otra parte, darnos una panorámica completa del mismo, sino que, como indica el subtítulo deInterpretaciones de la mitología nórdica, centra su comentario en tres grandes temas, muy característicos, de esa mitología.

Patxi Lanceros es profesor de Filosofía Política y Teoría de la Cultura en la Universidad de Deusto y ha escrito varios estudios y ensayos (como La herida trágica, de 1997, y Verdades frágiles, mentiras útiles, del 2000) que atestiguan su talante intelectual, tan atento hacia los ecos del pasado como a los conflictos del presente. Es importante tener en cuenta su adhesión a una perspectiva hermenéutica muy atenta a las funciones simbólicas de la mitología. Recordemos que Lanceros ha codirigido, con Andrés Ortiz-Osés, el atractivo y extenso Diccionario de Hermenéutica, publicado en Bilbao hace pocos años. Y en su interés por el imaginario simbólico de la cultura occidental se enmarca este libro, que supone muchas lecturas, un buen conocimiento de los textos –sea en alemán o en traducciones acreditadas– y una reflexión de largo alcance.

En todo caso, le impulsa una intención hermenéutica amplia. Avala lo que se apunta en las líneas de la contraportada de su libro: «Interpretar la mitología nórdica no es un ejerciciode erudición: es investigar un legado imaginario que ha dejado sus huellas en nuestra propia autocomprensión. Para nosotros, modernos o postmodernos, reflexivos, postradicionales, el encuentro con las mitologías es una exigencia arqueológica, una interrogación a las imágenes del sentido –símbolos– que nos han acompañado en nuestra aventura de pensamiento y acción».

El libro está integrado por tres capítulos: «Ases y Vanes: estructura y dinámica de la mitología nórdica», «Balder y Loki; tragedia y destino» y «Ragnarök : el destino de los dioses». Sobre estos tres temas se extiende el análisis y el comentario de Lanceros, citando los textos fundamentales con precisión para luego darnos su interpretación en términos de su propia hermenéutica. También aquí está muy presente la lectura de los libros de Dumézil, y de varios otros, bien citados y contrastados con notable rigor crítico. A diferencia de lo que hace Bernárdez, Lanceros se interesa menos por el aspecto de formación diacrónica de este complejo corpus, y más por el juego estructural de sus oposiciones significativas. Esto puede verse de modo claro cuando enfoca el conflicto de ases y vanes, o cuando contrasta el poder de Thor con el de Odín. Y cuando contrapone el maligno Loki y el brillante y bondadoso Balder. Del conflicto de las familias divinas de vanes y ases, uno de los rasgos básicos del entramado mítico germano, trata el primer capítulo. «Los vanes, dioses especialmente vinculados a la sabiduría, la magia, la fecundidad, el deseo y la paz son, en el panteón nórdico, el contrapunto necesario de los ases, dioses, como hemos visto, especialmente relacionados con la conquista, la organización, la fuerza, el derecho y laguerra.» Si, en opinión de Dumézil, unos y otros dioses se enfrentan y complementan porque representan diversas funciones de la sociedad arcaica –los ases el saber sacerdotal y el poderío guerrero, y los vanes el aspecto productivo de la tercera función–, Lanceros se inclina por otra explicación simbólica de ese juego dialéctico: «La religión germánica se asienta sobre el previo enfrentamiento y el posterior pacto entre dioses ases, representantes del ámbito celeste y viril de la mitología, y los dioses vanes, afincados en el lado telúrico y femenino de la misma». Ambos aspectos se contraponen, pero ninguno de ellos puede ser eliminado, sino que subsisten y colaboran en un pacto fructífero.

Pero quizás ese antagonismo simbólico entre lo telúrico y lo celeste invita a esquemas un tanto simplificadores. «Los ases dan cuerpo, figura e imagen a la mitad solar-celeste-viril de la estructura mitológica. Y el culto a los ases es el culto a la fuerza en todas sus posibles manifestaciones.» Pero Odín no es sólo un «dios del pillaje y la conquista», sino mucho más un mago y sabio, con un halo trágico, a la vez que guerrero. Que tiene su lado oscuro, desde siempre. Por otra parte, como Lanceros resalta bien, su sabiduría es adquirida. Pues si Odín es sabio y poeta, ese saber le viene de la cabeza de Mímir y su poesía del hidromiel fabricado con la sangre de Kvásir. El saber poético, como destaca Lanceros, no acompaña al dios por su esencia, sino que nace de los pactos entre dioses (págs. 60-61).

En el centro del volumen queda el capítulo consagrado a Loki y Balder, presentados como un núcleo simbólico esencial de esta mitología. El énfasis puesto en la muerte de Balder como el mitologema fundamental de la religión nórdica (escandinava) se basa, según Lanceros, en «la insistente atención por parte de los estudiosos de las religiones», pero sigue siendo una apuesta arriesgada, y bastante discutible. «En cuanto acoge vida y muerte, bien y mal, «cielo» e «infierno», pasado y futuro […], la escena de la muerte de Balder se convierte en verdadera encrucijada o nudo simbólico en el que coinciden las mayores líneas de tensión que componen el universo religioso de los hombres del norte: universo que constituye el soporte y define el límite de las conductas individuales y colectivas.»

La trágica muerte del bello y bondadoso dios, urdida por el maligno Loki, muy bien narrada por Snorri y Saxo, es un mito conmovedor y fascinante. Pero se puede objetar su papel estelar; Balder resulta un dios demasiado paciente, demasiado pasivo, para el gran protagonismo que aquí se le postula. Como escribe Bernárdez (pág. 279): «Este dios sólo hace una cosa: morir, y tiene una esposa, Nanna, cuya principal hazaña será arrojarse a la pira funeraria de su marido. Balder es joven y guapísimo, y en principio eso es todo. Lo mata su propio hermano, aunque más tarde ambos revivirán. De pocos dioses escandinavos se ha escrito y discutivo tanto como de Balder». Ya H. R. Ellis Davidson, en su conocido Gods and Men in Northern Europe (1964), escribía: «La historia de Balder es quizá la más seductora de todos los desconcertantes mitos que han sobrevivido en el norte». Y veía en él no sólo rasgos de un dios que muere y renace, sino de un gran héroe entre dos mundos.

Frente a él está Loki, que cuenta, por su parte, con un largo historial mítico de trampas y maldades. Bernárdez dedica treinta páginas a Loki y tres a Balder; Lanceros prefiere destacar el papel diabólico de Loki, marginando su aspecto de «truhán tramposo», de trickster. No me parece, en principio, incompatible lo uno y lo otro, es decir, el talento para engañar y el empeño en dañar y destruir. Ambos impulsos están en Loki, pero puede acentuarse uno u otro según nuestro enfoque. En todo caso, el carácter maligno del dios es evidente. Loki no recibe culto ninguno, con razón. Y con razón sufre su castigo, y se vengará en el Ragnarök. «Loki es la sombra diabólica», dice Lanceros. Pero también fue un demonio ingenioso que en más de un apuro resultó útil con su versátil ingenio. En fin, es un gran personaje de este repertorio mítico.

El tercer capítulo examina un tema no menos impresionante y enigmático: el oscuro destino de los dioses abocados a una fatal destrucción en feroz batalla contra los monstruos nacidos de Loki. En la mitología germánica, el destino está prefijado y ningún poder divino puede oponerse a su exigencia fatal del último derrumbe. En las raíces del árbol Yggdrasil, que es el eje cósmico, están las Nornas, las tres diosas que hilan la trama del destino. Y el destino, que implica esa última batalla en el trágico «crepúsculo de los dioses», está en lo más íntimo de esta concepción mítica, en la esencia misma del imaginario mítico: se trata de un rasgo peculiar de la misma. Lo expresa, de forma insistente, Lanceros: «La mitología nórdica no concede a los dioses de la lucha imperio sobre el destino, sino que construye su escatología sobre la imagen del destino omnipotente, un destino que nunca pertenece a los dioses soberanos sino que, de hecho, limita la soberanía de los dioses: la urdimbre del destino, que remite al ámbito nocturno de la estructura mitológica, se impone finalmente a la trama de las divinidades celestes». Desde este capítulo se nos ofrece una perspectiva de la cosmovisión última de la mitología nórdica, con una intensa reflexión crítica.

He aquí dos libros importantes y amenos sobre la mitología nórdica, un tema muy poco frecuente en nuestros lares. Ambos están escritos con una sólida preparación y una bibliografía muy completa, y redactados con un estilo atractivo y personal. El notable contraste de uno con otro, tanto en el tono intelectual como por el enfoque mismo, puede servir para recomendar la lectura de ambos, y dejar luego a criterio del lector decidir la exégesis que prefiera. Si Enrique Bernárdez atiende fundamentalmente a la formación y configuración histórica del complejo corpus mitológico, Patxi Lanceros ahonda en la visión hermenéutica de los grandes temas de esa religión como un coherente sistema simbólico de larga resonancia. Se puede aprender mucho de uno y de otro.

Concurso Logotipo COE

1 Objetivo del concurso

El propósito de este concurso es la creación de un nuevo logotipo para la Comunidad Odinista de España (COE), que pueda ser utilizado para la creación de camisetas, sudaderas o parches.

El logotipo no será empleado para uso institucional, sino para ser representativo de la campaña Pro Notorio Arraigo del COE, estando presente en algunos de los regalos personalizados que se entregaran a aquellos que donen y así lo soliciten.

2 Bases

El diseño deberá ser realizado con gráficos vectoriales (con formatos SVG, AI o EPS), en su defecto, se podrá diseñar en formato PNG con transparencia, teniendo que tener una dimensión de 30x30cm (3543x3543px).

El ganador acepta ceder los derechos de su logotipo a la Comunidad Odinista de España, la cual le hará entrega del premio mencionado más adelante, así como una mención, si así se desea, en la página oficial de Facebook del COE y en la plataforma Pro Notorio Arraigo lafraguadeodin.com

3 Criterios de valoración

– Facilidad de identificación del logotipo con el COE.

– Diseño innovador y creativo, pero pudiendo emplear símbolos clásicos y característicos dentro del mismo (Mjolnir, Vegvísir, AEgishjalmur, Odroerir, Valknut…).

– No incluir texto ni números en el logotipo.

– Imprescindible que no quede recargado y que sea original.

4 Plazos y Envío

El plazo comienza el lunes 21 de diciembre de 2015, pudiendo presentar los logotipos de forma directa por correo electrónico hasta el día 29 de Febrero de 2016.

Los envíos deben dirigirse a la siguiente dirección, junto con sus datos personales: info@asatru.es

5 Jurado

El jurado estará compuesto (como mínimo) por 16 miembros del Althing, los cuales efectuarán una primera votación de eliminatoria, para reducir el número de finalistas a 5, realizándose entonces una votación final.

El jurado se reserva el derecho de no declarar ningún ganador y todos los originales no ganadores serán destruidos.

En caso de mostrarse interés por algún logotipo no ganador, el Althing se dirigirá directamente a su autor, el cual puede reservarse todos los derechos de su logotipo.

6 Premio

El premio es un cuerno tallado de beber, que se personalizará de acuerdo a los gustos del ganador.

IMG_20151220_170644

Nuestro ser determina nuestra religión.

Lucía

A diferencia de las llamadas religiones universalistas o «del Libro» (cristianismo, judaísmo, islam), cuyas implicaciones en los sistemas sociopolíticos son siempre débiles (de allí que sean fácilmente exportables), las religiones étnicas se caracterizan por su estrecha relación con las instituciones propias de las sociedades que las producen. En este sentido, es posible entender este tipo de religión como el conjunto de ideas subyacentes a formaciones sociopolíticas básicamente «primordiales», en cuanto a su esencia última; en ellas, la dependencia de lo político respecto al fundamento religioso responde a la concepción general del Cosmos como un orden de naturaleza sagrada en el que apenas se deja espacio para lo profano y al que los mismos dioses se hallan subordinados (de ahí su calificación también como «religiones del Cosmos»).

Por tratarse de un componente étnico más, equiparable a cualquier otro rasgo distintivo de un grupo humano culturalmente diferenciado (como la lengua), un sistema religioso étnico es, por definición, un fenómeno localizado e incapaz de expansionarse.

Mientras que la promesa de redención futura hace del cristianismo una doctrina especialmente atractiva para los grupos más desfavorecidos de la sociedad, el paganismo germánico, por el contrario, conecta con mayor eficacia con las personas más capaces, mejor preparadas y con mayor grado de espiritualidad de la sociedad moderna, donde la alienación tienes sus porcentajes más bajos.

Un Dios expresa los aspectos y los modos de acción del poder y no las formas personales de su existencia, por tanto, el antropomorfismo del dios, no más que su individualidad, no debe ilusionar. Tiene, también, límites muy precisos. Un poder divino representa siempre de forma solidaria aspectos cósmicos, sociales, humanos, no disociados todavía. La representación del dios bajo una forma plenamente humana constituye un hecho de simbología religiosa que debe ser situado e interpretado exactamente. El ídolo no es un retrato del dios: los dioses no tienen cuerpo. Ellos son, por esencia, los invisibles, siempre más allá de las formas, a través de las cuales se manifiestan, o mediante las cuales se exteriorizan en el templo.

 

Fundación Pluralismo y Convivencia 2015

Rafael CataláEl ministro de Justicia, Rafael Catalá, presentó este martes 6 de octubre la memoria anual de la Fundación Pluralismo y Convivencia, que en esta ocasión presentaba una memoria especial al cumplirse diez años de existencia de la fundación. Catalá ha destacado a España como ejemplo de convivencia, pluralismo y calidad democrática y ha afirmado que la Fundación da respuesta a las nuevas necesidades de una sociedad en la que el 7 % de la población profesa alguna religión minoritaria. En su intervención, Catalá ha defendido que España es “ejemplo de convivencia, pluralidad y calidad democrática” y da una señal de “optimismo, de respeto, integración y tolerancia”. Un trabajo que los profesionales de la Fundación han llevado a cabo pese a los recortes. “En época de austeridad es donde cobra mayor valor todavía la imaginación, la eficiencia, la corresponsabilidad y la priorización inteligente de los objetivos”, reconoció. La Fundación Pluralismo y Convivencia, según ha matizado, demuestra el compromiso asumido por los distintos gobiernos “con la diversidad y el derecho a la libertad religiosa” del 7% de la ciudadanía que, en España, profesa una religión diferente a la católica. Por su parte, el director de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones, Javier Herrera García-Canturri, destacó en su intervención que Pluralismo y Convivencia ha logrado “transmitir a la sociedad española un mayor conocimiento sobre la pluralidad religiosa”. “Hace unos años, la sociedad era fundamentalmente monorreligiosa y se ha convertido en una sociedad plurirreligiosa, multicultural”, añadió.

Finalmente, el director de la Fundación Pluralismo y Convivencia, Fernando Arias, agradeció la colaboración que desde el primer momento les ofrecieron las distintas confesiones religiosas, de las administraciones públicas y especialmente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), de las universidades y expertos. Arias ha asegurado que el balance de estos 10 años es “muy positivo”, pero ha puntualizado que se presentan nuevos retos como mejorar el apoyo a los proyectos locales, dar un mayor asesoramiento a las administraciones públicas o el trabajo con la opinión pública, que considera aún “una asignatura pendiente”. En este sentido, apuesta por buscar nuevos escenarios y herramientas para ayudar a la sociedad a concebirse como “una sociedad plural desde el punto de vista religioso”.

AYUDAS DEL ESTADO A LAS MINORÍAS RELIGIOSAS
La financiación mediante ayudas a proyectos de las confesiones se desarrolla a través de dos líneas de convocatorias, una dirigida a las propias federaciones y organismos de coordinación -Línea 1- y otra a los proyectos finalistas de las comunidades locales -Línea 2-, entre los que destacan iniciativas educativas, culturales y de integración social. Así, de los 30 millones de euros asignados entre 2005 y 2014, 13,2 millones fueron destinados a los evangélicos -el 53% por la línea 2-, 12,2 millones fueron para los musulmanes -un 56% por la línea 2- y 4,5 millones para los judíos -un 64% por la línea 1-.   Proyectos financiados por las ayudas de la Línea 2. / Memoria 2014 PyC En los últimos dos años, la congelación del presupuesto asignado a la entidad ha supuesto una sensible disminución en las cantidades para la línea 2, la del apoyo a proyectos de entidades y comunidades locales.

56154604d2482_memoria1

Atendiendo a los últimos datos, en el año 2014 concurrieron a la convocatoria de ayudas por la línea 1 la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) y la Comisión Islámica de España (CIE). El coste total de los proyectos que presentaron ascendía a 4,5 millones de euros, de los cuales solicitaron a la Fundación un total de 3,4 millones, concediéndose finalmente 733.768 euros.

El Odinismo a la luz del pensamiento tradicional

El Odinismo a la luz del pensamiento tradicional

Por Carlos Daniel Trueba

“My principles are only those that, before the French Revolution, every well-born person considered sane and normal.” 


EL MOVIMIENTO ASATRU, EN LA ACTUALIDAD.

Carlos DanielLa Comunidad Odinista de España-Asatru (COE) se ha caracterizado siempre por difundir y buscar un acercamiento a la esencia más pura del paganismo germánico-escandinavo, intentando entender las raíces cosmogónicas, filosóficas y culturales que imanan del núcleo más íntimo de la antigua religión europea, y que hoy mueve a varios cientos de miles de personas en Europa y el mundo entero. Por ello, hoy nos vemos en la interrogante de plantear una nueva metodología o epistemología filosófico-antropológico-teológica hacia la religión de nuestros antepasados para poder distinguirnos de las innumerables asociaciones, sectas y grupos que en pleno 2015 se adjudican o proclaman como únicos y verdaderos depositarios de esa tradición milenaria. Para ello, hemos decidido tratar el tema apuntando a una grave problemática: ¿qué escuela o pensamiento rigen a los distintos grupos que se aglutinan en las más variadas corrientes llamadas “Odínicas” o “Asatru”? ¿Cómo sobrellevar esa confusión entre diversos grupos, desde la ultra derecha biologicista hacia la extrema izquierda universalista? ¿Existe una ‘Tradición’, o son varias ‘tradiciones’?

Estos planteamientos, aunque opacos en sí, plantean un dificilísimo y escabroso problema que asola, en pleno siglo XXI, al odinismo y su desarrollo en el mundo contemporáneo. Y ello se debe a que hemos de identificar las dos diversas ramas fundamentales que hoy separan a quienes se consideran “hijos de Odín” o del norte: el universalismo y el movimiento völkish. Hemos decidido enumerar a la primera corriente como “universal” dado el interés político del nuevo sistema socio-económico denominado como “globalización” y que se haya enmascarado en una cruzada políticamente correcta contra todo lo que no representa una visión lineal, materialista e incluso dialéctica del mundo. Por el otro lado, el llamado “movimiento völkish” aglutina a los grupos de individuos que pregonan un sentimiento “de tipo étnico-cultural” (popular, del alemán “Volk”), una vueltas a las raíces primigenias que conformaron las primitivas religiones de los pueblos indoeuropeos. Asimismo existe otro movimiento compuesto por los grupos de marcada tendencia racista neopagana—denominados wotanistas— que llegan a negar incluso el elemento metafísico del paganismo germano-escandinavo tanto en su vertiente universalista como en la étnica.

Habiendo hecho esta separación, hemos de advertir al lector que no son las únicas, y además, son demasiado vagas estas categorías pues no incluyen un sinnúmero de sectas y grupúsculos post-posmodernos, algunas de signo gnóstico o político, y que hemos decidido no tratar aquí por no ser pertinentes a nuestras consideraciones. Pero al analizar el curioso mundo de la dicotomía “universal-racial”, ya vislumbramos desde antemano la transposición del dilema “izquierda-derecha”, plasmado ahora en un ambiente abiertamente hostil.  Dicha división ha fracturado más de lo que ya se encontraba el incipiente mundo del neo paganismo germánico. Si bien fue desde el sector de la “derecha”, anglosajón y abiertamente influenciado por el paganismo germánico, que la primera “Anglecyn Church of Odin” del australiano Alexander Mills inició con el camino de la apertura de los primeros grupos paganos en el mundo, hoy en día los llamados grupos “universalistas”, encabezados por el “Asatruarferlag” de Islandia son los que llevan el peso de la atención y hasta se consideran la “autoridad central” del camino a seguir por parte de cualquier organización odinista-Asatru, siendo éstos de carácter netamente “de izquierda” o “progresistas”, estando vinculados al fenómeno de la globalización.

LA GLOBALIZACIÓN Y EL UNIVERSALISMO

La globalización es un entramado complejo. Una se refiere a la globalización de carácter financiero que ha tenido lugar en el mundo al calor de dos fenómenos: los avances tecnológicos y la apertura de los mercados de capitales. Los factores culturales tienen relación con componentes estructurales que califican la identidad de los grupos, comunidades, comarcas o pueblos, posibilitando distinguir a estos en las dimensiones espacio-temporales, por otra parte constituyen el esqueleto funcional que fortalece el aspecto de la subjetividad de la que forman parte los valores, los cuales, a partir de la conciencia pueden ser estimulados y favorecer a su desarrollo. En cuanto al concepto de identidad, todos la buscan y creen hallarla, piensan haberla perdido y poder recuperarla. Pero, sobre todo, se cree en la existencia de la identidad, como concepto natural diferenciador, desarrollado por la evolución biológica, una identidad propia frente a las otras ajenas. En ella se cifra el sostén de derechos, la pretendida legitimidad de aspiraciones y privilegios. Normalmente se ciñe a una variedad de calificativos, tales como, la identidad cultural, la identidad étnica, la identidad popular, la identidad nacional, etcétera.

Asumimos que una religión vive en la historia y encarna irrenunciablemente en un pueblo, haciéndose reconocible por ir marcando cierto perfil ético, estético, vital, social, metafísico y aún epistemológico y filosófico. Los fenómenos religiosos requieren un enfoque integral debido a que la propia cultura es un sistema complejo que funciona con integralidad y dinamismo y necesita de una adecuada y específica comunicación, en la creación, difusión e intercambio de valores espirituales. El proceso identitario no es algo estático, sino que los elementos socioculturales aludidos como la lengua, la religión, las costumbres, las instituciones y todas las estructuras sociales están expuestas a los distintos procesos históricos, entonces el patrimonio aporta la memoria histórica y la identidad religiosa y cultural de la comunidad. Conceptualmente, la identidad cultural es la condición del ser humano que caracteriza la manera común de vivir en el tiempo y el espacio, el quehacer concreto del hombre en el proceso de producción y reproducción de la cultura en la sociedad misma.

La cultura y la identidad están expuestas a constantes bombardeos. La globalización cultural, los medios de comunicación, el desarrollo de las tecnologías de la informática, Internet, y otros medios, posibilitan aún más rápido el intercambio cultural, La humanidad se debate entre la tendencia a instaurar la unificación y la tendencia natural a mantener y promover la diversificación. Porque la globalización reproduce las lógicas de dominación y de poder en el mundo. Solamente acentuando las autonomías locales se va a poder generar estructuras comunitarias capaces de defenderse de esas lógicas que vienen de los procesos de globalización. Esta es la posición contraria, es la que esta llamada la identidad y las culturas nacionales en defensa propia. Las acciones a tener en cuenta en defensa de las culturas e comunidades populares, no puede faltar la preservación de la religión autóctona, tradiciones, folclore, costumbres, arte, estilos, valores, historia, y demás componentes socioculturales, para evitar la amenaza de marginación, exclusión, estancamiento, retroceso o abandono que posibilita la fragmentación, desmembramiento y desintegración de nuestras comunidades, la prioridad está en el desarrollo sustentable de las localidades en vía de desarrollo.

“Las «libertades políticas» no son nada sin las libertades o la autonomía económica, sea en el terreno individual, o en el colectivo. En este último, porque en régimen democrático son los grupos en posesión de riqueza quienes controlan la prensa y todos los demás medios de formación de la «opinión pública» y de la “propaganda.”

LOS EXTREMOS SE TOCAN

Lo interesante del caso es que en materia de reconstruccionismo histórico y continuidad religiosa, el “Asatruarferlag” y la gran mayoría de grupos que le siguen, pregonan un abierto ateísmo y una negación completa del mundo desigual, en consonancia concreta con los dictados del cristianismo posmoderno (la democracia), y en cuyo sistema no pueden existir mayores diferencias entre una u otra civilización o grupo humanos. Así, bajo la excusa de encontrar tal o cual prueba de contactos del mundo escandinavo con el resto del mundo, tales como las narraciones de algún prodigioso árabe embajador, o una reina de origen indoeuropeo no germánico, se tendrían las pruebas suficientes según las cuales no existían diferencias de tipo “religioso, económico, político o étnico” en el mundo antiguo. Es precisamente aquí donde el elemento marxista disgregador del materialismo histórico entra en juego. Ya no se trata de llamarse “tradicionalista” por entender una tradición primordial de cada pueblo, en base a una interpretación tradicional del mundo antiguo (citando a Coulanges, Nietzsche o Eliade), sino de convertir a la “tradición” en una cuestión meramente cultural, sin ningún trasfondo espiritual sino panteísta y ateo. La tradición solar indo-germánica se ve reducida a una expresión sin mayor cabida que la de una rutina cultural, donde el sólo acto de invocar a los Dioses representa una costumbre y no un verdadero rito iniciático. Y por supuesto, es en estos grupos donde todo lo que no representa la corriente “común” del pensamiento moderno, se tilda de “cristianismo camuflado”, “fascismo”, “racismo”, “intolerancia” o “(algo)fobia”. Por supuesto, podemos a todas luces dilucidar la injerencia del pensamiento moderno en su afán por acabar con la tradición germánica al intentar otorgar a personas o colectivos con ninguna conexión al mundo germánico opciones para reestablecer unos vínculos con una religión no pertenece a todos, sino a determinadas personas. No se puede extrapolar al mundo de las religiones gentilicias o étnicas los fundamentos que rigen para las universalistas. Es obvio que cada persona está en su derecho de profesar la fe que más le guste, y nadie puede impedírselo. Pero profesar y avanzar en la antigua fe solo se consigue mediante un fuerte nexo con los arquetipos míticos de los antepasados—si es que hablamos de la antigua fe— no algo nuevo e inventado por mezcla de muchas tradiciones, un sincretismo que desde luego no representa a Odinismo-Asatru, que tiene una originalidad única.

 En esto, podemos decir que tanto el “Asatruarferlag”, o al menos su ideología, como los diversos grupos políticamente correctos (Heathens Against Hate, Asatru, Rokkatru, Thursatru, etc.) se autodenominan “tradicionales” en las formas modernas del culturismo y la farandulería, donde está mal llevar una opinión contraria a lo que la sociedad y el mundo pregonan, y donde la intransigencia –tan grande a niveles inquisitoriales- les impide aceptar formas de ver diferentes a la suya. Y es tanta la locura de estos grupos que hoy por hoy se acusan mutuamente de intransigentes y no permiten que exista una “pluralidad” pagana, tan cacareada por los grupos que apoyan y financian a estos “neopaganos”. Los pueblos nórdicos se guiaban por un culto solar-masculino, donde los aspectos femeninos o matriarcales estaban presentes, pero de una manera muy diferente a la planteada por la dialéctica moderna, por lo cual, intentar dar mayores pruebas culto solar y la tradicionalidad del paganismo escandinavo resultan tareas imposibles frente a fanáticos que no pueden –y no quieren- aceptar nada que no lleve su impronta moderna. En este sentido, nosotros no los condenamos, solamente los consideramos una parte de más de la confusión actual de cualquier grupo autodenominado “odinista-Asatru”. Nosotros no somos intolerantes, los reconocemos como una parte (sui generis) del mundo pagano, pero que jamás podrán, con un pensamiento postmoderno, materialista, dialéctico o secular, entender la mente del hombre antiguo.

Así mismo, los grupos neopaganos racialistas o racistas del mundo moderno se encuentran divididos en diversos grupos o amalgamas de grupos que también aportan, en un sentido muy similar a los universalistas, mayor confusión. De estos grupos, al Anglecyn Church of Odin de Mills marcó los inicios racistas o etnocéntricos del odinismo moderno. Ya antes durante y después de la I guerra mundial existieron innumerables sectas o grupúsculos de dudoso origen que intentaban reivindicar para sí la tradición indo-germánica. Ya sea la Sociedad Thule, la Orden Templaria de Liebenfels o el círculo wagneriano de Bayruth, se pregonaba varias interpretaciones, curiosas en sí, del paganismo germánico. Quizá lo más importante a destacar es la presencia clarísima del pensamiento moderno en cuestión de biologicismo, donde ideólogos como Alfred Rosenberg o más cercanos, Christian “Varg” Vikernes (ahora Louis Cachet) también despojaron del transfondo mítico-espiritual al paganismo y lo llenaron de un profundo biologicismo ateo, donde la raza se supeditaba al espíritu. Ya no importaba creer o no, pensar o no como un hombre de la antigüedad, sino contribuir a la raza, porque según ellos, la raza sería la via hacia una inmortalidad. Aunque digna de estudio, esta corriente ha provocado consecuencias nefastas en materia de historicidad, política o metafísica, pues de esta rama aparecen grupúsculos aún más nefastos o absurdos, como la llamada “Sabiduría Hiperbórea”, de carácter universalista-nazi-gnóstico. Y por otro lado, ya el mismo Vikernes afirmaba que “yo no soy religioso, la religión no sirve; soy pagano, sí, pero no religioso”. Pues para el músico noruego de black metal, el paganismo germánico sería, de igual manera que el mismo universalismo, una ritualidad cotidiana con simbolismo o metáfora del día a día, sin ningún sentido metafísico, solar uránico o trascendental. En ese sentido no podemos sino dejar entrever una gran decepción al encontrar un desequilibrio entre ambos extremos. Al desconocer los valores trascendentales del hombre antiguo, no podemos inclinarnos a uno o a otro. Nuestro camino es pues la vuelta a la tradición.

LA TRADICIÓN COMO META

La creencia subyacente del mundo tradicional es “invisible”.  La mera existencia física, o “vivir” por el mero hecho de vivir, carece de sentido, a menos  que nos aproximemos al mundo más alto o a lo que es “más que vida”, por lo que nuestra más elevada ambición consiste en participar en la hyperkosmia y en obtener una liberación final y activa del límite que representa la condición humana. El mundo tradicional conoció la divinidad como elemento sacral que lo inundaba todo. Supo del puente que se tiende entre los dos mundos, es decir, la iniciación. Conoció las dos grandes maneras de aproximarse a lo trascendente: la acción heroica y la contemplación. Supo de la mediación, o sea, los ritos y la fidelidad.

La comunidad Odinista de España-Asatru considera la tradición principalmente como un mito arquetípico, esto es, como la presencia de lo Absoluto en formas históricas y políticas específicas. Nuestro absoluto no es el principio religioso monoteísta o un noumenon, mucho menos el Dios del teísmo, sino más bien un dominio misterioso o poder dunamis.  La Tradición la sentimos caracterizada por el “Ser” y la estabilidad, mientras que el mundo moderno se caracteriza por el “Devenir”. La cultura indoeuropea, desde la india hasta España siempre se ha llenado de “religiosidad cósmica”: esto es, el papel fundamental jugado por los símbolos y las imágenes, el respeto religioso por la tierra y la vida, la creencia de que lo sagrado se manifiesta directamente mediante el misterio de la fecundidad y la repetición cósmica…

En ciertas cumbres existenciales, así como el calor se transforma en luz, la vida se vuelve ella misma libertad; no en el sentido de muerte de la individualidad o de alguna especie de naufragio místico, sino en el sentido de afirmación trascendente de la vida, en que la ansiedad, el deseo interminable -anhelando y preocupándonos-, la búsqueda de fe religiosa, de soportes humanos y de metas, todo conduce a un dominado estado de tranquilidad. Hay algo más grandioso que la vida, dentro de la vida misma, pero no fuera de ella. Esta experiencia heroica es valiosa y buena por sí misma, mientras que la vida corriente sólo está dirigida por intereses, por cosas externas y convencionalismos humanos.

Debemos medir por ello toda la distancia que separa el espíritu tradicionalista del verdadero espíritu tradicional, que implica esencialmente por el contrario tal conocimiento, y que de alguna manera no es más que uno con este mismo conocimiento. En suma, el tradicionalista no es y no puede ser más que un simple buscador, y es por esto por lo que está siempre en peligro de perderse, al no estar en posesión de los principios que serían los únicos que le darían una dirección infalible; y este peligro será naturalmente tanto mayor conforme vaya encontrando en su camino, a modo de otras tantas asechanzas, todas esas falsas ideas suscitadas por el poder de la ilusión que tiene un interés capital de impedirle alcanzar el verdadero término de su búsqueda. Es evidente, en efecto, que este poder no puede mantenerse y continuar ejerciendo su acción más que a condición de que toda restauración de la idea tradicional se vuelva imposible, y esto más que nunca en el momento en que se prepara a ir más lejos en el sentido de la subversión, lo que constituye, como lo hemos explicado, la segunda fase de esta acción. Por lo tanto, es igualmente importante para él desviar las búsquedas que tienden hacia el conocimiento tradicional, como por otra parte aquellas que, conduciendo a los orígenes y a las causas reales de la desviación moderna, serían susceptibles de desvelar algo de la propia naturaleza del conocimiento tradicional y de sus medios de influencia; hay aquí, para este poder, dos necesidades en cierta manera complementarias la una de la otra, y que se podrían incluso considerar, en el fondo, como los dos aspectos positivo y negativo de una misma exigencia fundamental de su conquista.

LA TRADICIÓN

Cuando ésta es expresada en su totalidad, ha de salir a la luz de manera desvelada en plena época de tinieblas por imperativo cósmico. El término tradición etimológicamente se relaciona con transmisión y contiene la idea de transferir conocimientos, prácticas, técnicas, leyes y muchos otros elementos que pueden ser de naturaleza oral o escrita. Para nosotros, significa exactamente: la comunicación de verdades y principios metafísicos revelados a la humanidad o, más bien, a un sector cósmico de la humanidad, a través de mensajeros, profetas, etc. Y todas las ramificaciones y aplicaciones de estos principios en los más diferentes campos de la civilización, tales como leyes, estructura social, y por supuesto la religiosidad y su simbolismo y, en primer lugar, el conocimiento supremo, es decir, los Principios metafísicos y los métodos para poder hacer operativo este conocimiento. Como se observará estamos definiendo una sociedad sacral donde la naturaleza ocupa un papel fundamental, que es lo que es una sociedad tradicional, la cual ordena todas las actividades humanas según parámetros espirituales.

Quizás la forma más directa de acercamiento al significado de lo sagrado es relacionarlo con lo Inmutable, con la Realidad que es el Motor Inmóvil y lo Eterno. Esa realidad eterna es lo Sagrado como tal; las manifestaciones de dicha Realidad en el flujo del devenir y en la matriz del tiempo poseen la cualidad de sagrado. Un objeto sagrado o un sonido sagrados son algo que lleva la impronta de lo Eterno e Inmutable en la realidad física que comprende exteriormente el objeto o el sonido. El sentido de lo sagrado no es otro que el sentido de lo Eterno e Inmutable”.

La Tradición extiende la presencia de lo sagrado a todo un mundo, creando una civilización en la cual el sentido de lo sagrado es omnipresente. Se puede decir que la función de una civilización tradicional no es otra que la creación de un mundo dominado por lo sagrado.

PERENNIDAD DE LOS SÍMBOLOS CELESTES

Observemos, sin embargo, que, aun cuando la vida religiosa no está ya dominada por los dioses celestes, las regiones siderales, el simbolismo uranio, los mitos y los ritos de ascensión, etc., conservan un lugar preponderante en la economía de lo sagrado. Lo que está «en lo alto», lo «elevado», continúa revelando lo trascendente en cualquier contexto religioso. Alejado del culto y enclavado en las mitologías, el Cielo se mantiene presente en la vida religiosa por el artificio del simbolismo. Y este simbolismo celeste impregna y sostiene a su vez multitud de ritos (de ascensión, de escalada, de iniciación, de realeza, etc.), de mitos (el Árbol cósmico, la Montaña cósmica, la cadena de flechas que une la Tierra con el Cielo, etc.), de leyendas (el vuelo mágico, etc.). El simbolismo del «Centro del Mundo», cuya enorme difusión hemos visto, ilustra asimismo la importancia del simbolismo celeste: es en un «Centro» donde se efectúa la comunicación con el Cielo, y ésta constituye la imagen ejemplar de la trascendencia.

Podría decirse que la estructura misma del Cosmos conserva viva la reminiscencia del Ser supremo celeste. Tal como si los dioses hubieran creado el Mundo de tal guisa que no pudiera dejar de reflejar su existencia; pues ningún mundo es posible sin la verticalidad, y esta dimensión, por sí sola, evoca la trascendencia. Expulsado de la vida religiosa propiamente dicha, lo sagrado celeste permanece activo a través del simbolismo. Un símbolo religioso transmite su mensaje aun cuando no se le capte conscientemente en su totalidad, pues el símbolo se dirige al ser humano integral, y no exclusivamente a su inteligencia.

Lo que caracteriza a las sociedades tradicionales es la oposición que tácitamente establecen entre su territorio habitado y el espacio desconocido e indeterminado que les circunda: el primero es el «Mundo» (con mayor precisión: «nuestro mundo»), el Cosmos; el resto ya no es un Cosmos, sino una especie de «otro mundo», un espacio extraño, caótico, poblado de larvas, de demonios, de «extranjeros» (asimilados, por lo demás, a demonios o a los fantasmas). A primera vista, esta ruptura en el espacio parece debida a la oposición entre un territorio habitado y organizado; por tanto, «cosmizado», y el espacio desconocido que se extiende allende sus fronteras: de un lado se tiene un «Cosmos», del otro, un «Caos». Pero que, si todo territorio habitado es un Cosmos, lo es precisamente por haber sido consagrado previamente, por ser, de un modo u otro, obra de los dioses, o por comunicar con el mundo de éstos.

 

Convivir en el templo de Gaût

A los jarls, goðis, gyþias, responsables de kindred y delegaciones del COE
Hermanos y hermanas:
En pasados eventos de convivencia en nuestro templo de Navas de Jorquera,algunos participantes nos han llamado la atención sobre errores de organización.
Atendiendo a estas peticiones os ofrecemos estos consejos y reglas para un mejor disfrute
del lugar, teniendo siempre en cuenta su carácter sagrado.
Nuestro templo está formado por cuatro recintos interiores (A, B, C, D), un huerto y una zona trasera. En la última página incluimos un mapa para orientarnos mejor.
La puerta principal (1) sólo se abre para algunos actos rituales y procesionales.

1

Por eso, la puerta de entrada que todos usamos es la pequeña (2) . Antes de entrar, a la izquierda de esta puerta, hay tres ruedas de runas, una por cada aettyr. Se puede, antes de acceder al recinto sagrado, usarlas para pedir el Consejo de los Dioses.
A) La zona común
En esta zona comeremos, beberemos, disfrutaremos de la convivencia, charlas y juegos de mesa (3). El barril de enfriar bebidas estará frente al depósito de agua (4). Las comidas se prepararan en la barbacoa (5). Las grandes piedras que hay detrás y a un lado de ésta (6) sirven para guardar herramientas rituales, instrumentos musicales, etc, que queramos impregnar de la energía del templo, por lo que pedimos que no se usen como sillas salvo para meditación o trabajo sagrado.

2
Como a todos nos gusta disfrutar de un entorno limpio, las colillas deben arrojarse a las hogueras o tirarse en los ceniceros repartidos por la zona común (7). Habrá disponibles sacos de basura detrás de la barbacoa, para restos orgánicos, plástico y cristal. (8)
Quien disponga de sillas o mesas plegables puede traerlas y usarlas, pues sabéis que un no hay un lugar permanente para podr sentarnos todos. Se agradecerá la colaboración a la hora de montaje y recogida, para poder cumplir cómodamente con el horario de actividades.

3

La gran mesa del altar (9) es zona reservas años ritos, y en ella están las herramientas de los rituales, por lo que no debe usarse como mesa para comer o beber. Detrás de ella, hay una piedra donde, quien lo desee, puede colocar ofrendas a los dioses, con notas o peticiones para ellos (10).
El fuego sagrado estará frente a la mesa del altar (11). Se ruega a quien participe en los blôts que forme un círculo a su alrededor. En el simbel (brindis) del blôt los menores de edad pueden integrarse besando el cuerno. Todo aquel que no participe en los ritos puede permanecer en la zona común sin problemas. De todos modos, se debe guardar silencio en las ceremonias (tanto personas como teléfonos móviles).

4

En esta zona veremos la imagen de un drakkar. Es una estela conmemorativa construida en homenaje a Else Christiansen , responsable del auge del odinismo en la Europa de la actualidad. Se suplica respeto y no tocarla, pues en su repisa hay ofrendas funerarias (12).
B) Atrio de los Ancestros
¡Qué nombre más chulo! Se llama así porque en este lugar reposan las cenizas de varios antepasados de nuestros hermanos y hermanas, por lo que rogamos el máximo respeto (13). El árbol plantado en el centro es un fresno, sagrado para todos los Asatrúes (14), por eso reservamos este lugar para la quietud y pequeños rituales.

5
A ambos lados de la escalera de entrada usaremos la zona izquierda para meditaciones o trances Seiðr (15), y la zona derecha para meditación de los guerreros (16).
En la zona de la esquina (17) sería conveniente que guardásemos bastones, báculos, varas, staffs, lanzas, escudos y cualquier otro tipo de armamento ritual o de recreación para mantenerlo lejos del alcance de los niños, cuya presencia en este espacio será siempre en compañía de sus padres.

6
C) Sala del Hallirunae
Aquí hay disponible una vasija para abluciones, que contendrá agua limpia y sacralizada junto a una repisa, bajo la vidriera, que völvas y vitkys pueden usar (18). Aquí se guarda toda la ropa para rituales y ceremonias. Este uso como vestidor hace que sea importante pedir permiso la entrar, y así respetar el decoro de nuestros hermanos.

7
D) El cuco
Es también un lugar sagrado donde se realizan reuniones, trances y pequeños ritos, y puede ser usado para hacer consultas a völvas y vitkys . La reunión del Alþing y del Hallirunae se celebrará aquí si el espacio lo permite (19).
Recordamos que, salvo que el ritual en curso así lo exija, no se pueen llevar armas en el templo. Para juegos, entrenamientos, coreografías, etc., se puede usar la parte exterior, fuera del recinto amurallado (20) y (21).
Los coches se aparcarán en el camino de acceso, a la derecha (22), porque la zona trasera del templo está reservada para las tiendas de acampada, que no caben en la zona común (23).

8
Frente al templo hay una explanada con árboles: ES NUESTRO BOSQUE SAGRADO, así que cuidaremos de no pisarlos ni estropearlos (24). Quien desee hacer ofrendas a los dioses de las encrucijadas y caminos, puede hacerlo en el altar (25).
Como estaremos todo el tiempo al aire libre, se recomienda el uso de crema solar y gorras durante día. Por las noches la temperatura puede bajar hasta 2* C, así que chaquetas y algo de ropa de abrigo serían convenientes.
Si necesitamos orinar o hacer aguas mayores, nos desplazaremos fuera del recinto, donde habrá una letrina de acampada, excavada en tierra (26). De todos modos, durante el día estarán abiertos y disponibles el cuarto de baño y el aseo de la sede, en el pueblo, para quien los necesite .
Esperamos que esta pequeña guía sea de vuestro interés, y suplicamos que le deis la mayor difusión posible. Nos gustaría que se siguieran estas normas de convivencia al menos en esta ocasión, pero aceptaremos cualquier sugerencia o modificación que pueda mejorar nuestras siguientes convivencias.

9
* El COE no se hace responsable de la pérdida o deterioro de los objetos que cada quien lleve al templo o a la sede.
* Si alguien tiene alguna alergia o preferencia alimentaria, por favor avíselo con tiempo.

Alþing de Invierno 2015

2

Templo de Gaût, Navas de Jorquera

 

23, 24 y 25 de Octubre de 2015

ORDEN DEL DIA

Viernes

Mañana.-

  • Preparación de las zonas comunes de la sede y el templo
  • Compra de vituallas

Tarde.-

  • Primera puesta en común de Hallirunae

Noche.-

  • Rito de apertura del templo
  • Ritual Totémico

* La comida de esta jornada es de traje (yo traje esto, tu trajiste aquello…). Cada uno lleva algo y lo pone en común. Se hace así porque la mayoría de la gente llega el sábado.

Sábado

11:00 Ritual a Freya en el Atrio de los Ancestros

12:30 Bodas Odinistas de:
-Skaldo Thorbjornson & Morliv Grottemill
-Seidmadr  Skaldborg & Gunhild Ulfhedinn

14:30 Comida; Paella de carne y verdura

16:00 Recogida de la comida

16:00 Reunión del Hallirunae (cuerpo sacerdotal)

18:00 Reunión del Alþing (goðis, jarls y delegados).

17:00 Juegos y actividades para niños y mayores

  • Búsqueda del tesoro
  • Cuenta cuentos
  • Hnefatalf
  • ..

20:30 Cena de barbacoa

21:30 Historia del Skaldo

22:00 Celebración del Rito de la Noche de Invierno

23:00 Ritual Chamánico 

4

Domingo

Mañana.-

  • Talleres diversos
  • Feria / Comercio / Trueque / Exposición de trabajos artesanos

Tarde.-

  • Rito de despedida
  • Limpieza del templo.

 

   Para facilitar la compra y preparación de la comida y bebida, se ruega a los asistentes mandar con antelación a este número de cuenta IBAN ES61 2038 7053 1160 0002 5029 la cantidad de 13€ por adulto y 7€ por cada niño menor de doce años. En el ingreso debe constar el nombre de los asistentes, su ciudad o kindred de origen y cuantos niños y adultos son. Un par de ejemplos :

  Una pareja y sus tres hijos (Alex, Juana, +3 Badajoz )

Parte del kindred de Andújar (Luis, Carlos y Marga del Clan Dientes de Sable)

   El dinero cubre las comidas y bebidas del sábado y el desayuno del domingo. Si sobrase algo se usaría para la compra de un toldo para la zona común del templo.

   Podemos invitar a cualquier persona de confianza a este Alþing, pero recordemos que todo el que venga y consuma ha de pagar, para no perjudicar al resto; y que el comportamiento de los invitados es responsabilidad de quien les invitó.

   Se ruega hacer la confirmación de asistencia y el ingreso antes del día 20 de Octubre, para poder comprarlo todo a tiempo ( las transferencias pueden retrasarse hasta tres días). También es importante confirmar si hay alojamiento disponible o cuales son las alternativas de hospedaje. Para resolver ésto, contactar con Ernesto García por teléfono o a través de facebook.

   Si alguna pareja desea renovar sus votos matrimoniales o preparar una boda odinista, ausa vatni o cualquier otro rito de paso, en este Alþing o con posterioridad, contactar con Morliv Grottemil en facebook o en el correo-e morlivgrottemill@gmail.com

   Si alguien desea realizar algún juego, actividad recreativa  o taller de introducción a las runas, tallado y pirograbado, iniciación al canto de galdras,stav, deporte o coreografía marcial, construcción de amuletos o cualquier otro que se os ocurra que contacte con Walkirja Alvir por facebook.

   Quien esté interesado en llevar para venta o exposición sus trabajos artesanos (cuernos, ropajes, runas, amuletos, piezas de metal, madera o cuero…) que contacte con Skuld a través de su facebook «El taller de las Nornas» o con Skaldo Thorbjorson a través de fcebook o por correo-e skaldathorbjorson@gmail.com

El día 20 de Octubre termina el plazo para incluir actividades, talleres, puestos artesanos o efectuar cualquiercambio en el orden del día o confirmar asistencia.

5